Las autoridades sanitarias de Brasil autorizaron este martes a las farmacias del país realizar test rápidos de anticuerpos para el nuevo coronavirus, aunque remarcaron que este tipo de pruebas no sirven para un diagnóstico completo.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), vinculada al Ministerio de Salud, afirmó que la medida, de carácter "temporal" y "excepcional", servirá para "ampliar la oferta de test" y "reducir la alta demanda" en el sistema de salud pública, que ha colapsado en algunos estados del país.

Según el último balance del Ministerio de Salud, Brasil registró hasta este lunes 4543 muertes y 66 501 casos confirmados de COVID-19.

El pico de la pandemia se espera que se produzca entre mayo y junio en el país suramericano, que tiene una población de 210 millones de habitantes y en el que sospecha que existe una gran subnotificación de casos por la falta de test.

Publicidad

La autorización de Anvisa tendrá vigencia mientras Brasil mantenga la "emergencia de salud pública nacional" provocada por la COVID-19 y que fue decretada por el Ministerio de Salud en febrero de este año.

Anvisa señaló en un comunicado los test rápidos liberados son recomendados a partir del séptimo día de síntomas de la enfermedad y que es posible obtener sus resultados en un corto periodo de tiempo que varía entre 10 y 30 minutos.

No obstante, el órgano alertó de que los resultados no son concluyentes en muchas ocasiones y por ello subrayó solo sirven "apenas para auxiliar en el diagnóstico de COVID-19".

Un positivo en el test indica "la presencia de anticuerpos" contra el nuevo coronavirus, lo que significa que "hubo exposición" al patógeno, aunque sin poder definir, según Anvisa, "si la infección sigue activa" en el momento en el que se realiza el examen.

"Esos resultados debe ser interpretados por un profesional de la salud, considerando informaciones clínicas" y "síntomas del paciente, además de otros exámenes. Solo con ese conjunto de datos es posible hacer una evaluación", afirmó la entidad.

Aquellas farmacias que decidan aplicar la prueba deberán seguir varias directrices, como entrenar a su personal, utilizar dispositivos homologados, registrar los resultados y separar áreas específicas dentro del local para ello. (I)