Seguidores del presidente Nicolás Maduro se movilizaron este sábado en rechazo a un informe de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que dio cuenta de ejecuciones, torturas y otras violaciones de derechos humanos en Venezuela.

Con mensajes como "Bachelet arrastrada" escritos en pancartas, miles de chavistas marcharon unos dos kilómetros por el centro de Caracas.

El pueblo venezolano se moviliza para manifestar su contundente rechazo a las mentiras y a la manipulación", escribió en Twitter Maduro, quien no participó en la manifestación.

Funcionarios públicos, militantes y milicianos -civiles con adiestramiento militar- caminaron bajo una lluvia intermitente con prendas de color rojo, símbolo del oficialismo, y banderas partidistas.

Durante la protesta, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, aseguró que la expresidenta chilena emitió un informe "absolutamente sesgado", producto de una actitud "hipócrita, sumisa, cómplice" con Estados Unidos, que lidera la presión internacional para forzar a Maduro a dejar el poder.

Publicidad

"El informe de Bachelet es una traición" a los venezolanos, dijo a la AFP Rosa Urbina, de 71 años.

Para esta educadora retirada, la diplomática actuó con "maldad" al presentar un reporte que, considera, está injustificado frente a "todas las cosas buenas" que tiene el gobierno de Maduro.

En su informe, Bachelet, quien visitó Venezuela en junio, denuncia la "erosión" del Estado de derecho en el país petrolero, con ejecuciones, arrestos arbitrarios y torturas por parte de organismos de seguridad.

En una carta a la Alta Comisionada fechada el 11 de julio, Maduro le exigió una "inmediata rectificación y corrección de los graves errores, falsas acusaciones y omisiones" que contiene su reporte, publicado días antes.

Para el mandatario, durante cuyo gobierno el país cayó en una profunda crisis económica, ese documento abre la puerta a una intervención militar de Estados Unidos, que según dice, le "dictó" a Bachelet el contenido.

"La historia te lo va a cobrar, Bachelet, porque has pisoteado (...) al pueblo venezolano", exclamó Marisela Castillo, de 61 años, quien considera que Venezuela está "colmada de derechos humanos". 

Publicidad

Según la ONG Foro Penal, hay en el país 614 "presos políticos", de los cuales 107 son militares, aunque el gobierno rechaza considerarlos de ese modo. 

La protesta se desarrolló luego de que esta semana delegados del gobierno y del líder opositor Juan Guaidó -reconocido como mandatario interino por medio centenar de países- acordaran en Barbados el establecimiento de una mesa de trabajo para buscar un solución a la crisis, con la mediación de Noruega.

Escoltas de Juan Guaidó fueron detenidos

Dos personas del equipo de seguridad del jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, fueron detenidas por supuestamente intentar vender armas del destacamento del poder legislativo, dijo un alto funcionario del Gobierno, en un hecho que fue denunciado el sábado como un "secuestro" por el líder opositor.

Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación de Venezuela, dijo en la televisión estatal que las dos personas iban a vender fusiles que "pertenecen al destacamento del Palacio Legislativo" y que las armas habrían sido sustraídas para una movilización opositora.

Los detenidos fueron identificados como Erick Sánchez y Jason Parisi. Guaidó dijo en un comunicado que ambos fueron arrestados por la policía de inteligencia después de terminar sus labores. La Fiscalía General no ha dado detalles.

Rodríguez dijo que el personal de Guaidó iba vender cinco fusiles por 35.000 dólares, pero minutos antes, el vicepresidente del partido de gobierno, Diosdado Cabello, señaló que la supuesta venta implicaría a cuatro fusiles por 7.000 dólares cada uno.

El Ministerio de Comunicación no respondió a una solicitud de comentarios sobre el tema.

(A) las dos personas que trabajan conmigo que fueron detenidas van a sembrarle armas, como a Roberto Marrero. Esto no es nuevo, sabemos a qué nos enfrentamos", dijo Guaidó desde el estado Trujillo, al oeste de Venezuela.

En marzo, la policía detuvo a Marrero, asesor cercano del líder opositor, que fue inculpado de terrorismo. Luego en abril, tras un llamado de Guaidó a la fuerza armada para que desconociera al presidente Nicolás Maduro, agentes de seguridad apresaron al primer vicepresidente del Congreso, Edgar Zambrano, y tribunales acusaron de conspiración a 15 legisladores.

El arresto al personal de seguridad del jefe del Congreso ocurre en momentos en que el gobierno y la oposición tienen un acercamiento bajo la mediación de Noruega. En la semana, las partes se reunieron en Barbados y regresaron el jueves para consultas con miras a un nuevo encuentro en los próximos días. (I)