EL UNIVERSO no ha publicado ni está publicando encuestas electorales. Si decidimos hacerlo, lo haremos expresamente.

Tradiciones y religión en fiesta riobambeña que lleva 100 años

Tradiciones y religión en fiesta que lleva 100 años
LICÁN, Chimborazo. Priostes representan a Reyes Magos en la misa, en fiesta Rey de Reyes. Édgar Vega (Herodes) ofreció ganado y gallina para los invitados. Alfredo Cárdenas
Tradiciones y religión en fiesta que lleva 100 años
Cinco imágenes del Niño Jesús, que son de los cinco priostes de Licán, los cuales representan a los Reyes Magos, se presentaron en la misa de Rey de Reyes, en la Iglesia de las Nieves. Alfredo Cárdenas
Tradiciones y religión en fiesta que lleva 100 años
El prioste Édgar Vega, en la piel del Rey Herodes, desfiló en su caballo, en la tradicional fiesta Rey de Reyes, que se da cada 6 de enero. Además del ganado, donó bebidas para la celebración. Alfredo Cárdenas
Tradiciones y religión en fiesta que lleva 100 años
Las comparsas pusieron ritmo y alegría a la fiesta Rey de Reyes. Los priostes representaron al Rey Ángel, al Rey Mozo, al Rey Negro, al Rey Viejo y al Rey Herodes. Alfredo Cárdenas
Tradiciones y religión en fiesta que lleva 100 años
En la casa del prioste Édgar Vega se preparan las provisiones para el barrio Corona Real. Esto, así como los donativos, se replican en las viviendas y barrios de los otros cuatro priostes. Alfredo Cárdenas
Tradiciones y religión en fiesta que lleva 100 años
Desde el día anterior de la fiesta Rey de Reyes, unas cuarenta personas trabajan en los preparativos. Hay tinas abarrotadas de gallinas, un cerdo sobre una mesa, una vaca en presas... Y ollas grandes para cocinar los alimentos. Alfredo Cárdenas
Alfredo Cárdenas
13 de Enero, 2019
13 Ene 2019
Riobamba -

Al morir el día, en el barrio Corona Real, unas cuarenta personas se mueven dentro y fuera de la casa del prioste. Hay tinas abarrotadas de gallinas, un cerdo sobre una mesa, una vaca, en presas, colgada del tumbado de un cuarto en medio de una ruma de jabas de cerveza, cajas de ron y barriles de chicha. Unas mujeres mueven con un palo el contenido de unas ollas gigantes que cuecen vísceras para el caldo de manguera.

Licán, una parroquia rural de nueve mil habitantes, es uno de los poblados más antiguos del cantón Riobamba y aquí, en el barrio Corona Real, un prioste se prepara para la fiesta Rey de Reyes que se festeja desde hace 100 años.

Aquella noche del sábado 5 de enero, el prioste Édgar Vega, de 45 años, policía retirado, y su esposa, Fanny Cujigualpa, pasan revista a los preparativos para la gran celebración del 6 de enero, donde los Reyes Magos adoran al Niño Jesús.

Desde los 9 años ya bailaba representando al muchacho (vasallo) de la fiesta, dice Édgar. Recuerda que cuando veía al prioste, al (Rey) Herodes y a los vasallos, decía: “Algún día voy a ser vasallo, algún día voy a ser el prioste. Podría decir que es uno de mis sueños cumplidos, personalmente siento eso”, cuenta, mientras el brillo de los ojos delata su felicidad.

“Dios le pague la ayuda y la colaboración de la familia que nos han prestado las manos para que el evento salga lo mejor posible. Esto es una colaboración general, es un compartir. La familia está unida, Dios le pague”, dice Fanny.

El domingo 6 de enero amaneció despejado, el sol abrigaba los campos y los barrios de Licán. El Chimborazo mostró sus 6.263 msnm, y los personajes se visten alegres para la fiesta. Una vez que las comparsas están listas, enfilan al sector de la Media Luna. Ahí, la banda de pueblo enciende el festejo y en un kilómetro y medio los personajes demuestran su destreza para bailar hasta llegar a la plaza.

Cada prioste cabalga su caballo, rodeado de doce vasallos, que son sus sirvientes. El distintivo principal de ellos es llevar el rostro pintado de negro, un machete en una mano y en la otra, un cuy atravesado en un palo y adornado con un pan y una manzana.

Cuando conquistan la plaza, los reyes y vasallos ingresan a la Iglesia de las Nieves, construida en 1681, y el párroco Mauricio Riquelme, acompañado de dos sacerdotes invitados, celebra la misa con la gente que logró entrar. Los cinco priostes, que representan al Rey Ángel, al Rey Mozo, al Rey Negro, al Rey Viejo y al Rey Herodes, además del Embajador, llevaron sus imágenes del Niño Jesús a la misa.

Al finalizar la eucaristía, los reyes, uno por uno, adoran al Niño Jesús, que permanece en brazos de una doncella en la puerta de la iglesia.

Este año, el Rey Herodes ha sacrificado 2 cabezas de ganado, 12 chanchos grandes y uno pequeño y 330 gallinas para alimentar a toda la gente que participa en la fiesta. Entre las bebidas constan 3 barriles de chicha de 180 litros cada uno, afirma Luis Vega, sobrino del prioste.

“El dinero, creo que es lo de menos. Más es la fe”, responde el prioste cuando se le pregunta por los gastos de la fiesta. “Dios da para todo y, a veces, sin sentir, el Niño bendito nos ha dado para atender a nuestros invitados”.

A media tarde, el sol brilla intensamente. ¡De pronto!, el cielo se encapota y la brisa fresca arremolina las hojas muertas en la plaza y una ligera garúa se convierte en la primera lluvia del 2019. (I)

Tradiciones y religión en fiesta riobambeña que lleva 100 años
Intercultural
2019-01-13T17:48:51-05:00
Con el Bautismo del Señor se cierra hoy el tiempo de Navidad, que incluyó la fiesta Rey de Reyes, el domingo 6. Licán, parroquia de Riobamba, vivió a lo grande este festejo que mezcla la religiosidad con la interculturalidad.
El Universo

Lo más leído