Las pruebas de ‘confianza’ que se tomarán a los candidatos a ocupar el despacho de fiscal general prolongarán su designación, que está a cargo del Consejo de Participación Ciudadana (CPC) en transición.

El CPC prevé debatir hoy el mandato para elegir a esta autoridad y en este se plantea someter a los candidatos a pruebas de confianza integral, que incluyen, lo económico, toxicológico, psicológico y el polígrafo.

En los últimos seis meses la Fiscalía funciona con servidores encargados, tras la cesación y destitución de Carlos Baca. En mayo del 2018 asumió por encargo Paúl Pérez Reina, quien renunció este 13 de noviembre. En su lugar estará Ruth Palacios, fiscal subrogante, hasta que se elija al definitivo.

El presidente del CPC, Julio César Trujillo, cree que esta designación será una de las “más difíciles” y extensa, por los requisitos como el polígrafo. “Nos va a llevar más tiempo. Estamos pidiendo asesoría de expertos para no cometer errores en la designación de un funcionario tan importante”, explicó.

Para el constitucionalista Ismael Quintana el uso del polígrafo es “inútil”. “Es bastante peligroso e inoficioso. Su uso no garantiza que el día de mañana el funcionario no se comporte de la misma manera que se han comportado otros fiscales. Hay que cuidar las formas: se duda de si su uso es violatorio de derechos fundamentales, además de su utilidad y eficacia”.

Ricardo Camacho, analista en temas de seguridad, resalta el uso del polígrafo, en el que “las preguntas fundamentales serán la clave”. En Ecuador hay empresas privadas que prestan el servicio; y la Policía Nacional. “Es una prueba que permite medir la factibilidad, la personalidad, porque hay personas que son más corrompibles que otras”, dijo el experto.

Con la prueba psicológica, el CPC buscará establecer si el estado mental del postulante le permitirá cumplir las funciones inherentes al cargo de Fiscal General del Estado.

Voz en contra

El vocal del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPC), Xavier Zavala, cree que la prueba del polígrafo “vulnera los derechos a la legalidad y seguridad jurídica de los individuos, por tratarse de una medida que atenta contra el ordenamiento legal y la dignidad de las personas”. Recuerda que la Constitución protege la integridad personal. Opina también que hay estudios que acreditan que no es una “evaluación confiable”. (I)