Ángel Llerena Hidalgo: Estar nominado a Nobel es recompensa a investigación

‘Estar nominado a Nobel es recompensa a investigación’
Ángel Llerena, académico e investigador, se graduó en la Universidad Estatal de Guayaquil y tiene estudios en España, México y Cuba. Actualmente labora en la U. Católica de la ciudad.
‘Estar nominado a Nobel es recompensa a investigación’
16 de Septiembre, 2018
16 Sep 2018

Desde pequeño estuvo rodeado de plantaciones bananeras en Quevedo, Los Ríos. Su padre tenía una hacienda productora de banano que en 1979 debió asumir. Ángel Llerena Hidalgo tenía 24 años cuando agarró el desafío de administrar la propiedad familiar, tras la muerte de su progenitor.

Casi cuatro décadas después de sus inicios como bananero, Llerena se ha convertido en el primer ecuatoriano en estar nominado para un Nobel en la rama de fisiología, precisamente por una investigación ligada al control de la sigatoka negra, que afecta a los sembríos de este sector.

Es una investigación que comenzó a desarrollar hace cinco años en el laboratorio de la Facultad Técnica de la Universidad Católica de Guayaquil, donde desempeña su labor académica, actividad que combina con el manejo de su hacienda, a la que dedica especialmente los fines de semana.

Su nominación fue inesperada. En noviembre pasado estaba en un congreso en Cuba cuando una comisión científica le propuso promover su investigación para que compita por un Nobel, auspiciado por la Universidad Agraria de La Habana y otras entidades, que cumplen requisitos para elevar una nominación.

Llerena, quien a lo largo de 38 años ha sido docente en varias universidades guayaquileñas, sostiene que esto es una “recompensa” a un trabajo que arrancó como un piloto, inicialmente en sembríos de soya y luego en banano.

Recuerda que todo empezó cuando un amigo le contó que estaba por cerrar su negocio de venta de agua con ozono. Llerena, que ya venía con algunas investigaciones para tratar de reducir el uso de pesticidas en sembríos, refiere que se planteó la posibilidad de usar ese ozono como un sustituto de pesticidas para combatir la sigatoka negra en el banano.

Las primeras pruebas fueron en Quevedo, en una hectárea de banano donde la fumigación área con pesticidas no llegaba. Comenzaron a aplicar ozono cada 8 días con bombas de motor. Y luego probaron en Baba y Tres Postes. Se logró controlar la sigatoka, se mejoró en un 25% el rendimiento y se redujo el costo en un 40% por dejar de usar pesticidas.

Llerena, casado y padre de un hijo que es ingeniero agropecuario, cuenta que actualmente el sistema se aplica en cinco bananeras, que tienen unas 70 hectáreas, con resultados óptimos.

“Un agricultor gasta 1.000 dólares anuales en químicos por hectárea, con ozono se demanda unos 600 dólares”, señala Llerena.

Hace tres meses, el descubrimiento obtuvo la patente del Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual y Llerena cree que está listo para su uso masivo en las bananeras del Ecuador.

El cree que este país tiene potencial para desarrollar investigación, especialmente en la agricultura, pero añade que ese impulso debe venir del Estado.

Ahora alista su viaje a Suecia, donde el 1 de octubre se anunciará al ganador de la categoría en la que compiten 27 postulantes. (I)

Personal
Familia y apoyo

Investigaciones
Ángel Llerena, casado con Patricia Zambrano, lleva dedicado 20 años a la investigación. Sus primeros trabajos estuvieron vinculados a la soya. Tiene 21 investigaciones dirigidas, relacionadas a agricultura sostenible.

Ayudantes
El equipo de apoyo de Llerena está conformado por Cristóbal Aguirre, Rafael Castaño, Xavier Dávalos, Ángel Llerena (hijo), Mario Santillán y Andrés Martínez.

Hace falta el apoyo económico del Gobierno (para potenciar las investigaciones). Colombia y Perú aportan entre el 1 y 1,5% del PIB, Europa de 5% a 7%, y Ecuador 0,01%, no es nada”.
Ángel Llerena,
nominado a Nobel

Ángel Llerena Hidalgo: Estar nominado a Nobel es recompensa a investigación
Ecuador
2018-09-16T11:02:47-05:00
Ángel Llerena usó ozono para combatir la sigatoka negra en el banano y eliminar los pesticidas.
El Universo