Tributo a la identidad ecuatoriana, en una obra de teatro

Tributo a la identidad, en una obra de teatro
Tributo a la identidad, en una obra de teatro
Juana Guarderas es la protagonista de La venadita, un poema a la memoria.
22 de Agosto, 2018
22 Ago 2018

Un homenaje a las raíces ecuatorianas, así como a la identidad y la cosmovisión hace la obra La venadita, un poema a la memoria, que fue escrita por la argentina Susana Pautasso, quien falleció el 12 de este mes.

“Susana escribe esta obra basada en un testimonio real de una mamá partera que vivió a los pies del cerro Ilaló, ubicado al oriente de Quito, se llamaba María Plácida Rodríguez”, explica la actriz Juana Guarderas, quien protagonizó y presentó la obra en el marco del festival José Martínez Queirolo, que se realiza en La Bota, Malecón del Salado, el pasado lunes.

Según Guarderas en el 2006 murió María Plácida, quien contó su testimonio con el que casi inicia la obra. “Ella dice que cuando tenía 14 años le dio una fiebre tifoidea, se fue al cielo y volvió con los poderes para curar y conocer las plantas. Ese es un testimonio real de María Plácida que es recopilado por Claude Roulet y Dora Quintero”, indica.

La actriz señala que Roulet y Quintero investigaron y escribieron un libro sobre María Plácida, titulado La venadita. “Susana lee ese testimonio, en el 1999, y en el 2000 solo con ese pequeño testimonio se convierte como en la punta de un ovillo, ella decide escribir (...). Susana vivió muy de cerca con el mundo indígena, andino, con la cosmovisión andina (...)”, indica Guarderas.

Aclara que La venadita de Susana “no necesariamente es biográfica, pero que tiene estos contenidos en los que la conexión esencial con la tierra, el fuego, el agua, los animales, las plantas y los seres humanos (...)”, sostiene la quiteña.

En La venadita, un poema a la memoria también en su contenido hace una reflexión sobre la muerte, la siembra y el cultivo, entre otras temáticas.

Es la segunda vez que se presenta en Guayaquil, según Guarderas. Ella heredó el personaje a Pautasso, quien como símbolo del traspaso le entregó una balleta (chal) y un bastón, que es de una raíz de mangle. En el 2013, la quiteña estrenó una versión de esta.

La pieza, que también fue llevada a Argentina por su autora, en el 2016, cuenta con la producción de Satya Durán.

En el 2014 la obra recibió el premio Francisco Tobar, como a las mejores producciones y emprendimientos interculturales por parte del Municipio de Quito.

Pautasso falleció, a los 71 años, a causa de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Llegó a Quito en 1976. Retornó a su Córdoba natal, pero días previos a su muerte retornó a la capital. Junto a Arístides Vargas y Charo Francés fundó el grupo de Teatro Malayerba.

Papakuna (papas) es la obra que estrenará Guarderas, el 23 de octubre, a las 20:00, en el Teatro Capitol, en Quito.

“Es un proyecto de investigación, es un teatro muy vinculado a lo andino”, explica la actriz, quien es la directora de esta nueva obra. (I)

Tributo a la identidad ecuatoriana, en una obra de teatro
Cultura
2018-08-22T00:00:40-05:00
La pieza fue parte del festival José Martínez Queirolo, que se realiza hasta mañana, en La Bota.
El Universo