Siempre nos faltarán

17 de Abril, 2018
17 Abr 2018
17 de Abril, 2018 - 00h00
17 Abr 2018

El asesinato de los tres hermanos periodistas, y, antes, de los cuatro infantes de Marina, nos duele a todos los ecuatorianos; nos duele constatar que existen personas deshumanizadas, que no tienen ningún escrúpulo en atormentar, en templar el dolor hasta la saciedad y finalmente asesinarlos sin piedad. Nos duele constatar que la ambición y el deseo de acumular riquezas indebidas pueden más que la razón, y en esta ocasión, se concretó con el asesinato de nuestros compatriotas, hermanos de corazón de todos los ecuatorianos.

Consecuencia de la violencia que en estos últimos años se ha extendido no solamente en la frontera, sino también en el país. Una violencia silenciosa que viene golpeando la tranquilidad de padres de familia que ven alarmados cómo sus hijos comienzan a ser víctimas de las consecuencias de la droga. A esto se suman otras violencias, como el tráfico de tierras, la deforestación que se genera en esta región y que afecta, por ejemplo, a la nacionalidad awá, que en su momento ha denunciado los atropellos de los derechos de la madre tierra y de su integridad como pueblos.

Una violencia que se alimenta del olvido de las autoridades en lo que se refiere al mejoramiento de las condiciones de vida de las poblaciones y pueblos que viven en esa región de la patria. Dicho olvido es favorable para estos grupos delincuenciales que pueden aprovecharse de esta situación; es favorable para los cómplices y encubridores de estas malas prácticas y que en este caso no necesariamente son los pobres, sino algunas malas autoridades que se prestan para estas fechorías y que son los causantes de estos momentos dolorosos que comienzan a desangrar al país.(O)

Kimsakunaka tukuypacha mutsushunmi

Kay punchakunapi Javier Ortega, Paúl Rivas, Efraín Segarra runakunata wañuchirka, paykunata wañuchishkamanta ñukanchitapash nananmi, ashtawan katik yuyaykunamanta; imanishpashi shina runakuna tiyan, ima nishpashi kay nanaykunataka, ashtakata chutachishpa nanachirka, ima nishpashi shina yankata wañuchinlla.

Shinapash kay llakika mana kunanlla kanchu, kay llakika ñawpa pachamantami shamun, kay llakika tukuy mama llaktapimi hicharirshka, shinapash ashtawan Esmeraldas, Carchi, Imbabura markakunapimi hicharishka tiyakun, kay llakika, kay wañuy hakuta wamprakunata hatukuymanta achtakata llakichnkapa kallarishkami; kay hawa allpakunata, kirukunata shitakuymanta, hatukuymanta llakipashmi tiyan, kay llakikunamantaka, Awakunapak pushakkuna shina llakikuna tiyan nishpa willashpa shamushkami, shinapash mana pipash imatapash rurashkakunachu.

Kay llakikunaka imashpatak wiñayta ushan, pushakkuna mana imatapash ruraymanta, wakin runakunakaka kay mana allí ruranakunapi satirinmi, shinapash mana paykunalla kanchu, ashtawan charik runakuna, shinallatak markakunata pushakkunami kay mana allí ruranakunapika satirinmi, chaymanta paykunaka mana imatapash rurayta ushanchu, chaymantallata kay mana allí runakunaka, paykunapak munashkata rurashpa shamushkakunami.

Siempre nos faltarán
El asesinato de los tres hermanos periodistas, y, antes, de los cuatro infantes de Marina, nos duele a todos los ecuatorianos; nos duele constatar que existen personas deshumanizadas, que no tienen ningún escrúpulo en atormentar, en templar el dolor hasta la saciedad y finalmente asesinarlos sin piedad.
2018-04-17T00:00:33-05:00
El Universo

Te recomendamos