El clima de Cuenca favorece el aumento de locales de cafeterías

El clima de Cuenca favorece el aumento de locales de cafeterías El clima de Cuenca favorece el aumento de locales de cafeterías
El clima de Cuenca favorece el aumento de locales de cafeterías
CUENCA. Sacha Café es una marca que intenta abrirse campo desde el Portal Artesanal. Marco Zúñiga, su gerente, invirtió en el negocio $ 35.000.
El clima de Cuenca favorece el aumento de locales de cafeterías
CUENCA. Rocco Bonci, de Me Latte Café, dice que el negocio del café es rentable porque siempre habrá consumidores.
12 de Abril, 2018
12 Abr 2018
Cuenca -

El café, más que una bebida, es una fuente de empleo para los cuencanos. Según cifras del Ministerio de Turismo, entre los años 2015 y 2017 el negocio de cafeterías se ha incrementado. En esta ciudad de clima templado cualquier hora es apropiada para tomarse esta bebida, según algunos consultados.

En el registro de cafeterías del Ministerio, en el año 2015 constaban 17 cafeterías, para el 2016 se incrementaron a 41, en el 2017 subieron a 79 y en los primeros meses del 2018, a 85.

Sacha Café está por cumplir un año de funcionamiento y según su gerente, Marco Zúñiga, el negocio va por buen camino. Invirtió cerca de $ 35.000 en la compra de equipos, capacitación y contratación de personal, adquisición de vajillas y el diseño de su marca.

Cuenta que para la creación de este negocio no hubo un estudio de mercado sino que se dejó llevar por la expectativa de la inauguración del Portal Artesanal, un espacio administrado por el Municipio de Cuenca.

Zúñiga tiene una experiencia de nueve años en la administración de locales de comida y expresa que Sacha Café es un negocio donde se toma café caliente o frío en diferentes variedades. En la actualidad da trabajo a dos personas, una de ellas graduada de la facultad de Ciencias de la Hospitalidad de la Universidad de Cuenca.

Rocco Bonci, encargado de la cafetería Me Latte en el Centro Histórico, asegura que el café es un negocio rentable porque siempre hay consumidores. Desde el 2016 está a cargo de esta cafetería y ha identificado dos públicos: los mayores de 40 años prefieren el americano (café con agua) y en algunas ocasiones con un poco de leche, pero no se salen de lo tradicional; mientras que los más jóvenes (en edad universitaria) optan por el café mezclado con caramelo y otros elementos que son novedosos.

Bonci llegó de Italia donde también trabajaba como barista (especialista en la preparación de café) y comenta que una de las diferencias entre los consumidores europeos y ecuatorianos es la forma de tomarlo.

Aunque la máquina prepara el café en menos de cinco minutos, el italiano asegura que gran parte del éxito de un buen café es la preparación y la mano del barista.

Samir Sawhney, un estudiante norteamericano que está de paso por Cuenca, asegura que tomar café en un local es “muy divertido” porque es un espacio adecuado para leer, conversar con amigos o simplemente escuchar música. Toma un café frío a las 10:00 y regresa en la tarde por otra dosis.

El negocio de la cafetería se redondea con la venta de bocadillos de dulce o sal. El café más barato cuesta $ 1,50 y el más costoso $ 2,50. Un cake, pan o pastelillo puede costar desde $0,15 hasta $ 1,50. (I)

El clima de Cuenca favorece el aumento de locales de cafeterías
Economía
2018-04-12T00:07:06-05:00
Hay varios tipos de consumidores: los que prefieren el café tradicional y los que buscan sabores.
El Universo