Twitter se convirtió esta tarde nuevamente en el escenario para ventilar las desavenencias entre el actual mandatario de Ecuador, Lenín Moreno, y el expresidente Rafael Correa, ambos coidearios de partido, pero que desde el nuevo gobierno han evidenciado desacuerdos.

En tono burlón se refirió el expresidente Rafael Correa a las denuncias de violación de intimidad realizada por Lenín Moreno debido a la existencia de una cámara en el despacho presidencial.

Siempre dije que hasta ahora el Gobierno era puro show. No sabía que iban a agregar un nuevo segmento: cámara escondida. ¡Sonrían!

Previamente había dicho que "si el presidente Moreno prueba aquello, que me vaya a la cárcel. Si no, que renuncie a la Presidencia, ni siquiera por malo, sino por ridículo". Declaraciones expresadas tras las frases de Lenín Moreno, quien desde Guayaquil dijo estar "¡Sorprendido y furioso! Cámara oculta en mi despacho, transmitiendo a control remoto. Eso es delito de violación a la intimidad".

Casi al mismo tiempo, Moreno tuiteó: 

FISGÓN: aficionado a husmear la vida de los demás.

"Sucede que el día de ayer estaba funcionando y no sabemos cuántas veces ha estado funcionando", dijo Moreno al explicar que el hallazgo se realizó por casualidad. Señaló que es una frase De Ripley: cuando dice una persona que las cámaras eran consideradas ¡parte del mobiliario de la Presidencia!

Tildó de "falta de delicadeza" que su antecesor no le haya informado de la existencia de la cámara desde hace unos 7 u 8 años que, presuntamente, monitoreaba desde su teléfono celular. (I)