Sombreros manabitas son parte de un emprendimiento guayaquileño

Viernes, 30 de Diciembre, 2016 - 10h49
30 Dic 2016

Mandalas, obras de reconocidos pintores como Guayasamín o Van Gogh, así como los escudos de los equipos del Astillero, son solo algunos de los diseños que se plasman en sombreros de paja toquilla que ofrece la marca Solaz, un emprendimiento guayaquileño que contribuye con la reactivación económica de Manabí.

Steven Lascano, de 24 años, es un joven que empezó hace un año a cultivar esta idea como un trabajo para la universidad, luego la convirtió en su tesis de grado y actualmente es la actividad a la que se dedica a tiempo completo.

Su tarea consistía en dar valor agregado a un producto y, ya que conocía que uno de sus mejores amigos es hábil con la pintura, pensó en decorar sombreros de paja toquilla con diseños atractivos. Entonces unió a este emprendimiento a su amigo, que se encarga de pintar, y a su hermano que está al frente del área contable.

Al inicio los sombreros eran traídos desde Cuenca, pero desde el terremoto del pasado 16 de abril, los compra a artesanos de Montecristi y con ello tratan de ayudar a afectados de esta zona de Manabí.

“Nosotros compramos los sombreros sin ningún tipo de descuento ni nada, sino al precio que ellos los venden y nosotros les damos el valor agregado”, dice Lascano.

Señala además que actualmente no cuentan con un local y que comercializan sus productos en redes sociales y ferias en las que participan. Considera que la aceptación de los artículos a través de estos medios ha sido buena y sus ventas se han ido incrementando progresivamente. Se venden semanalmente entre 15 y 20 sombreros.

“Cada emprendedor que deba comenzar con un producto nuevo puede hacerlo con las redes sociales, son una herramienta económica que ayuda a dar a conocer la marca. Hemos empezado con Instagram y Facebook”.

En sus redes hace dos meses se publicó una fotografía de una actriz ecuatoriana con un sombrero Solaz y su diseño se convirtió en el más solicitado. “Erika Vélez nos pidió una mandala y de ahí muchos nos pidieron la mandala de Erika Vélez”.

Otros de los diseños populares son los de caballos, sobre Barcelona y Emelec y retratos de personas y mascotas. Por el aumento de los pedidos tuvieron que buscar a otra persona que los ayude con la decoración de los sombreros.

Cree que la crisis económica actual ha frenado un poco el desarrollo de su negocio, pero sostiene que las dificultades también lo han llevado a ser más creativo y a esforzarse para diferenciar sus productos de otros similares en el mercado.

“No hacemos un diseño estándar sino más bien lo rediseñamos y hacemos que cada uno tenga algo único”.

Por ejemplo, actualmente cuentan con una línea especial de sombreros decorados con los rostros de pintores famosos, este mismo diseño va plasmado en la caja de cartón en la que se entrega el producto y puede ser recortada para transformarla en un cuadro.

El proyecto más grande desarrollado por Solaz, hasta el momento, es un envío de sombreros para un crucero en Galápagos con diseños sobre la fauna y flora de las islas Encantadas.

Ahora su objetivo es internacionalizarse. “Consideramos que tenemos un producto altamente exportable, primero porque es un sombrero de paja toquilla y por otro lado está el arte que se plasma en cada uno”. (I)

Sombreros manabitas son parte de un emprendimiento guayaquileño
Economía
2016-12-30T10:49:03-05:00
Steven Lascano, de 24 años, es un joven que empezó hace un año a cultivar esta idea como un trabajo para la universidad, luego la convirtió en su tesis de grado y actualmente es la actividad a la que se dedica a tiempo completo.
El Universo