Después de la deportación de 121 cubanos desde Quito hacia su país de origen, el presidente Rafael Correa manifestó este sábado que esa acción se tomó con el propósito de no permitir que Ecuador se convierta "en un país coyotero".

Al iniciar este tema durante su enlace ciudadano desde Tena, Correa dijo que con la reciente deportación, el Gobierno de Ecuador no se contradice con su postura de movilidad y ciudadanía universal. "De hecho, dos de esos cubanos pidieron refugio y se está tramitando", pero agregó que tampoco iba a "tolerar" el supuesto irrespeto de esos extranjeros en el país y que, además, ellos estaban en Ecuador solo de paso, pues su propósito era llegar a Estados Unidos.

"No es que se venían a radicar a nuestro país, pero además insultaban que 'en este país, que ni sé cuánto'. O sea, si no se puede vivir en Ecuador, ¿para qué vienen? Seamos sensatos... Esas cosas no las vamos a tolerar", expresó el mandatario.

Añadió que los cubanos deportados solicitaban "a la brava" visa a México ante la Embajada de ese país en Quito, para luego poder pisar suelo estadounidense y valerse de la ley Pies Secos, Pies Mojados, que permite el ingreso legal de cubanos al llegar a territorio norteamericano. "Aprovechando eso, estaban utilizando a Ecuador como vía para llegar a Estados Unidos. No solo eso, no eran legales. Nosotros no creemos en seres humanos ilegales, pero sí hay que cumplir con las normativas del país", dijo Correa.

Según un comunicado del Ministerio del Interior, un total de 121 cubanos fueron deportados desde el sábado 9 de julio, pues se encontraban en situación irregular en territorio ecuatoriano. Otras 29 personas obtuvieron su libertad tras estar retenidos una vez que demostraron su estatus migratorio.

El presidente afirmó que su gobierno cree en la movilidad humana y en la ciudadanía universal, "pero no vamos a servir de tráfico de personas para nadie, no nos vamos a convertir en un país coyotero. No podemos permitir que Ecuador se convierta en vía de tráfico de personas, trata de blancas, etcétera".

También aseguró que se han respetado todos los derechos humanos para los cubanos. "Lo mismo ha hecho Colombia, Centroamérica, ahí han deportado a miles de cubanos, ahí no hay problema; pero si lo hace Correa está mal", concluyó Correa. (I)