Consumidor está poco optimista de economía, según datos del BCE

Viernes, 1 de Julio, 2016 - 00h07
1 Jul 2016

Las expectativas del consumidor ecuatoriano frente a la situación económica actual tienden a ser poco optimistas y podrían anticipar una caída en el consumo. Es lo que revela la última medición del Índice de Confianza del Consumidor (ICC), que calcula el Banco Central del Ecuador (BCE) y que en mayo se ubicó en 26,9 puntos, 1,5 puntos menos que el mes anterior y 13,6 puntos menos que en mayo de 2015.

Es la caída en la confianza de los consumidores más importante registrada desde 2007, en que se tiene información disponible de la medición, señala José Hidalgo, director ejecutivo de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes).

“Es un tema grave porque cuando la confianza de los consumidores está en niveles tan bajos como el actual también limita su disposición a gastar. Cuando sienten que va a seguir empeorando (la situación económica) se muestran más prudentes, sobre todo con gastos como eventos, salidas a restaurantes, incluso ropa”, dice.

Y esa cautela en el gasto tiene una afectación directa en el consumo privado, que es principal componente del Producto Interno Bruto (PIB).

Félix Casares, presidente de la consultora Betamétrica, coincide con ello. Dice que la recesión económica que experimenta el país y que se viene sintiendo desde el último semestre del 2014 son la causa de esa caída en la confianza y que eso se traducirá en el corto plazo en menor nivel de consumo, de ventas y de recaudación tributaria para el Estado.

El ICC tiene dos componentes: el Indicador de Situación Presente, que mide la percepción de los hogares sobre su situación económica, y la del país con respecto al mes anterior y el Indicador de Expectativas Futuras, que mide las expectativas de los hogares con respecto a su situación económica y la del país en los próximos tres meses. Ambos disminuyeron en 1,6 y 1,4 puntos, en su orden, respecto al mes anterior.

Eso quiere decir, explica Hidalgo, que no solo hay una percepción de que la situación económica de los hogares está peor que antes, sino que tampoco hay confianza en que esta se vaya a revertir próximamente.

Según cálculos de Betamétrica, la probabilidad de que este índice se mantenga en este mismo ritmo de descenso el próximo mes es de cerca del 90%.

El consumo ya viene teniendo efectos en la banca. Según datos de la Asociación de Bancos Privados (ABPE), actualmente se evidencia un deterioro de esta cartera y la morosidad asociada al consumo fue de 9% al cierre de marzo 2016, lo que significó US$ 543,8 millones de créditos improductivos.

En el país la morosidad a marzo 2016 se ubica en 4,7%. La cifra contrasta con el 2,9% que se registraba en diciembre de 2014 y el 3,7% de diciembre 2015, según ABPE. (I)

Consumidor está poco optimista de economía, según datos del BCE
Economía
2016-07-01T00:07:28-05:00
Índice de Confianza del Consumidor tuvo su peor caída desde el 2007.
El Universo