Pilas de cartón en llamas en un terreno cercado en el kilómetro 6,5 de la vía a Daule alarmaron la noche del sábado pasado a moradores de La Prosperina.

Pasaban las 20:00 y el incendio ganaba magnitud en el predio perteneciente, al parecer, a una fábrica de cartones.

Llamar al ECU-911 fue la primera reacción de los moradores. Minutos después, las sirenas de bomberos se empezaron a escuchar. Se acercaban las motobombas de los cuarteles del norte. Iniciaron su trabajo al ubicarse en cinco frentes para tratar de controlar el siniestro.

Pero el agua de los carros se terminaba y los hidrantes de la zona no tenían líquido por la restricción del servicio que soportaba el 50% de Guayaquil.

Publicidad

Esto causó “complicaciones en el abastecimiento inmediato del líquido, teniendo hidrantes en la zona”, dijo Martín Cucalón, jefe del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil.

Aproximadamente a las 21:00 empezaron a llegar los refuerzos. Tanqueros de Interagua llevaron líquido para las motobombas. Sin embargo, tres carros cisterna de los bomberos, con capacidad para diez mil galones, dejaron la escena del incendio para buscar hidrantes operativos o abastecerse en sus cuarteles.

Las calles aledañas al terreno incendiado estaban cerradas. Los moradores seguían el suceso detrás de la cinta de seguridad, ante el paso constante de los vehículos de los bomberos y de la Policía Nacional.

Ilfn Florsheim, vocera de Interagua, señaló que la respuesta de la concesionaria se dio con diez tanqueros e informando la ubicación de hidrantes en la avenida Juan Tanca Marengo y en la vía a Daule. Comentó que se reactivó el suministro a través de una operación “técnica y riesgosa para las tuberías”.

“Fue una operación hidráulica de mucho tiempo, porque había que abrir y cerrar muchas válvulas... Metimos agua en contravía por el acueducto que lleva agua a la zona y que técnicamente es peligroso porque pueden reventarse las tuberías, pero ante una emergencia de ese tipo había que darles el apoyo a los bomberos”, explicó.

A las 23:30 ya se habían habilitado los hidrantes. Pero las llamas seguían expandiéndose hacia los extremos del cerramiento. Las horas pasaban y el fuego avanzaba.

Publicidad

Un grupo de bomberos tuvo que derribar una puerta para llegar con agua a otros puntos incendiados. Otro personal hizo huecos en el cerramiento.

En otros dos puntos también intervenían 350 bomberos que llegaron al incendio declarado en alarma 3. A las 02:00, las llamas aún no se controlaban. Se lo logró casi al amanecer.

A las 09:00, el panorama era otro. Solo se observaba humo. Un tractor de Puerto Limpio removía los escombros, los cartones chamuscados, mientras los bomberos rociaban agua para controlar la temperatura que podría causar que el incendio se reactive.

Hasta las 14:00 seguían en las mismas labores, según reportó la cuenta de Twitter de los bomberos (@BomberosGYE).

No hubo pronunciamiento de algún propietario del material quemado. (I)

Apuntes
En incendio

Equipos
Cuarenta unidades de los bomberos y 350 bomberos colaboraron en las tareas de control del incendio. También había ambulancias de los bomberos y del ECU-911. La policía hizo rondas en el lugar.