El país deberá enfrentar varias “complicaciones (económicas) este año”, según lo reconoció el presidente de la República, Rafael Correa, el jueves pasado. Esta previsión también es compartida por analistas.

La probable sanción que obligue al Gobierno ecuatoriano a pagar una “multimillonaria indemnización” a la empresa Oxy, la cancelación de los bonos Global 2012 ($ 650 millones) y el pago del sobresueldo navideño al sector público son algunos gastos que se avecinan.

Correa mencionó que “probablemente antes de la finalización de este mes” va a llegar el laudo definitivo sobre Occidental. Esa sanción podría ser de unos $ 1.700 millones, según el último laudo emitido y rechazado por Ecuador en el 2012.

El presidente calificó al laudo como absurdo y dijo que no se le da la razón a Oxy ni se habla de que el Gobierno haya cometido una falta a la ley, sino más bien que la ley ecuatoriana es demasiado dura. Agregó que ya se han “tomado todas las precauciones del caso”.

Publicidad

Correa explicó que desde el 2013 se conocía que en el 2014 y 2015 iba a haber presión fiscal tanto por la paralización planificada de la Refinería de Esmeraldas y la inversión de $ 1.200 millones que se hizo en su repotenciación. También se han pagado unos $ 2.000 millones por la etapa final de las hidroeléctricas y hubo gastos como los proyectos multipropósito.

De acuerdo con Pablo Dávalos, exsubsecretario de Economía, a finales de año los bonos, las amortizaciones de deuda, el pago de décimos y a proveedores, le generará al régimen gastos por $ 3.000 o $ 4.000 millones. Sin embargo, en caja no habría los suficientes recursos por lo que tendría que buscar financiamiento externo, dice.

Marcos López, exdirector del Banco Central, cree que el Gobierno deberá tomar medidas de ajuste difíciles para terminar el año y para inicios de 2016. Muchas de ellas son ajenas a sus propios principios ideológicos como buscar financiamiento en organismos multilaterales. También considera que podría barajar la eliminación de subsidios y la privatización de activos del Estado. Ejemplo de ello es la venta de las gasolineras de EP Petroecuador. (I)