EL UNIVERSO no ha publicado ni está publicando encuestas electorales. Si decidimos hacerlo, lo haremos expresamente.

Miguel recibió a Juan Pablo II y vivió en patria de Francisco

Miguel recibió a Juan Pablo II y vivió en patria de Francisco
Miguel Izurieta y su madre, Gloria Montero, aún conservan los recortes de periódico donde apareció como uno de los niños escogidos para ser parte de la corte de honor de Juan Pablo II. Ronald Cedeño
Miguel recibió a Juan Pablo II y vivió en patria de Francisco
Miguel Izurieta participó en un concurso para estar en la llegada de Juan Pablo II.
20 de Mayo, 2015
20 Mayo 2015

La noticia de que Francisco fue elegido como el primer papa latinoamericano la recibió en Argentina. En marzo del 2013, el guayaquileño Miguel Izurieta Montero culminaba sus estudios de especialización en Sistemas Computacionales y fue parte de los festejos por la designación de Jorge Bergoglio, como máxima autoridad de la Iglesia católica.

Hoy, Izurieta junto a su esposa Judith Soffe, con quien vivió en Buenos Aires, vuelve a revivir con emoción esos momentos ante la próxima visita que hará el pontífice a Guayaquil, el 6 de julio.

“(Argentina) estaba como una locura, apenas se enteraron andaban contentos. El argentino decía: ¡Tenemos papa y a Maradona argentino, qué más queremos!”, rememora Izurieta, de 40 años, quien junto a sus dos hijos, Leonardo y Agustín, se preparan para la llegada de Francisco a suelo ecuatoriano.

Para Izurieta, quien retornó a Guayaquil hace un año, la visita papal encierra algo especial, pues a los 10 años tuvo la oportunidad de estar frente a un papa: Juan Pablo II, quien en 1985 estuvo en la ciudad.

Ese año fue parte de la corte de honor infantil que recibió al santo padre en el aeropuerto de Guayaquil. Su selección fue a través de un concurso convocado por la Conferencia Episcopal.

“Mi madre y algunas vecinas me llenaron los bolsillos con rosarios, estampas, botones con la imagen del papa”, comenta entre risas Izurieta, quien recuerda que al momento en que el papa lo bendijo se olvidó de hacer todo lo que le solicitaron sus allegados.

“Ese momento uno no se acuerda de nada, al final llegué a casa y todos me abrazaban”, añora Izurieta.

Para este tecnólogo en sistemas, el encuentro con Juan Pablo II fue una bendición que hasta hoy recuerda con regocijo y emoción.

Entre las anécdotas que agradece de su estadía en la tierra del actual pontífice fue la ayuda y bendición en el nacimiento de su primer hijo, que fue prematuro.

“Habíamos recién llegado, sin papeles (2004), y nació el primero (Leonardo) con 7 meses. Fue como un milagro porque nació sano”, destaca.

Durante un mes, su hijo estuvo atendido en un hospital de Buenos Aires, sin pagar por los servicios.

Por esas “bendiciones” que han llegado a su vida procura que sus dos hijos se mantengan cercanos a la oración. “Siempre hacemos que recen”, dice.

Cree que el actual papa tiene más alcance con los feligreses. “Al ser latino y hablar una misma lengua, tiene más llegada”, resalta Izurieta y revela que planea ver por televisión la transmisión de la misa campal del 6 de julio. (I)

A esta sociedad hace falta una luz que los guíe en todo sentido. Que la llegada de Francisco haga un cambio para que las cosas cambien, no solo en seguridad, sobre todo en la corrupción que llega a todos los sentidos”.
Miguel Izurieta , tecnólogo en sistemas

Miguel recibió a Juan Pablo II y vivió en patria de Francisco
Gran Guayaquil
2015-05-20T01:21:17-05:00
Izurieta fue uno de los chicos que en 1985 formaron una corte para recibir al pontífice polaco.
El Universo

Lo más leído