Abelardo García vive con fervor su labor educativa desarrollada en Guayaquil

Abelardo García vive con fervor su labor educativa
Abelardo García vive con fervor su labor educativa
Abelardo García Arrieta siente pasión por la docencia y a sus 100 años frecuenta el Instituto Particular Abdón Calderón, colegio que fundó. Jorge Peñafiel
16 de Noviembre, 2014
16 Nov 2014

La docencia es su vida. Su vocación por esta profesión la descubrió a los 11 años, cuando cursaba el quinto grado en la escuela Hermanos Cristianos San José. Por ser el mejor estudiante y la manera eficaz de enseñar a sus compañeros, el director de ese entonces lo tenía como reemplazo de los profesores que faltaran.

A su corta edad y mientras daba una cátedra, un profesor francés, que era colaborador académico y visitaba cada cuatro años el colegio, lo escuchó dar clases y le vaticinó que sería un excelente docente y que esperaba que a su regreso ya tuviese su propio colegio.

Años después de graduarse del colegio y de ejercer como docente en ese plantel, Abelardo García Arrieta lo cumplió, fundó el Instituto Particular Abdón Calderón, en un pequeño local en el centro de la ciudad, en 1946. Empezó con siete alumnos y actualmente han formado a unos 20 mil.

Hoy, a sus 100 años de edad y 80 de trayectoria como profesor, él expresa sentirse dichoso de haber tenido la oportunidad de cumplir sus metas. Contó con el apoyo de su familia, aunque querían que estudiara abogacía, dice sonriente.

En cada salón de clase al que él ingresa, afirma sentirse vivo. Por eso, al menos dos veces a la semana acude a su colegio, recorre sus pasillos e ingresa a los salones para ver cómo se está educando. Él, de cerca, ha visto la incorporación de las nuevas herramientas tecnológicas con las que ahora cuenta para enseñar en su plantel, el cual es dirigido por su hijo, el también docente Abelardo García Calderón.

Justamente, su mayor orgullo y satisfacción es que su hijo siguiera sus pasos. “He tenido cargos en diferentes instituciones, me han entregado muchos reconocimientos, pero lo mejor, por lo que me siento contento es que mi hijo siguió la docencia”, expresa García, quien ha educado a miles de estudiantes, entre ellos, al expresidente Alfredo Palacios.

Otra de sus facetas las cumple en el diario Expreso, del que fue director por quince años y en el que actualmente sigue siendo parte del directorio. Sin embargo, lee todos los días, a primera hora, Diario EL UNIVERSO, afirma.

La lectura es uno de los placeres que ha disfrutado a lo largo de su vida. Afirma haber leído más de 600 libros, que ahora tiene en su biblioteca personal y en otra que está en su institución educativa.

Entre sus aficiones están ver películas de Mario Moreno Cantinflas, por el mensaje que deja con sus historias, y coleccionar elefantes. En su hogar, en la ciudadela Kennedy, tiene alrededor de 700 piezas de diferentes tamaños, adquiridas en distintas ciudades del país y del mundo. Su primer elefante lo compró durante su luna de miel, en Italia, junto a su esposa, Amanda Calderón, de 79 años.

Cuando doy clases, yo vivo. La educación es mi vida, por eso siempre voy al colegio. Le pido a Dios que mi hijo y mis nietos sigan adelante y me sentiré feliz si un García o nuestros descendientes sigan al frente del IPAC”.
Abelardo García
Profesor

Abelardo García vive con fervor su labor educativa desarrollada en Guayaquil
Gran Guayaquil
2015-03-01T21:55:22-05:00
Gusta de la lectura, ve películas del cómico Cantinflas y colecciona elefantes de diferentes países. El pasado jueves festejó sus 100 años de edad.
El Universo