La Junta de Regulación Monetaria y Financiera podrá direccionar los créditos que entregue el sistema financiero hacia determinados segmentos productivos, de acuerdo con las facultades que le da el Código Monetario, aprobado por la Asamblea el martes pasado.

Esta es una de las 55 funciones que tendrá la Junta, una vez que el Código se publique en el Registro Oficial y dé paso a su conformación.

El veto parcial del Ejecutivo al Código aprobado por la Asamblea introdujo una aclaración a la potestad de la Junta de orientar los préstamos, que concedan la banca y las entidades comerciales: “En ningún caso podrá intervenir en la definición de la persona natural o jurídica receptora de las operaciones de crédito”.

El presidente adjunto del Banco Pichincha, Antonio Acosta, quien junto a otros banqueros planteó al presidente Rafael Correa varios pedidos de cambios al texto, dijo que entre las propuestas del sector bancario que sí fueron acogidas consta la de considerar los plazos de los recursos captados por la banca para orientar el crédito.

Publicidad

Sin embargo, señala que les preocupan dos temas. Acosta dijo que en el veto presidencial no se incluyó el planteamiento de que las decisiones sobre direccionamiento del crédito “se tomen por unanimidad” en la Junta de Regulación.

Para Acosta, era clave que los cinco miembros de la Junta estén convencidos de que el segmento al que se entregará un crédito esté bien analizado y sobre esa base todos tomen la decisión de aprobar o no la entrega de recursos.

El banquero asegura que otro punto no considerado y que fue expuesto al Gobierno era el de contar con un estudio macroeconómico para verificar los segmentos que justifican merecer los préstamos.

En los argumentos del veto del Ejecutivo se señala que la Junta de Regulación es competente para expedir las normas sobre la orientación y direccionamiento del crédito; sin embargo, esta potestad no significa inmiscuirse en las decisiones que le atañen a los administradores de las entidades financieras, como decidir quién sería el receptor de esas operaciones.

Además que se debe precautelar una adecuada relación entre los plazos de las captaciones con los plazos a los que se colocan esos recursos.

Para el presidente del Banco Central, Diego Martínez, esta función de la Junta servirá para que las actividades financieras orienten recursos a sectores productivos.

Fausto Ortiz, exministro de Finanzas de este Gobierno, señala que la orientación del crédito es un tema complicado al cual el sistema financiero tendrá que irse adaptando según los lineamientos que realice la Junta, analizando cada caso para preservar sus utilidades.

Veto
El Ejecutivo indicó que orientar el crédito no significa inmiscuirse en decidir quién será el receptor de esos recursos.

Veeduría
Antonio Acosta, del Banco Pichincha, dijo que la banca y los depositantes deben estar atentos a la forma en que actúe la Junta en este tema.