El apartado sobre el uso de fuentes hídricas para actividades mineras e hidrocarburíferas ‘perdió’ algunos requisitos entre el informe para segundo debate del proyecto de Ley de Aguas y el de aprobación final en el pleno de la Asamblea.

El primer documento fue aprobado en el 2010, pero su trámite quedó postergado hasta la consulta prelegislativa, que se realizó entre marzo del 2013 y mayo pasado.

La sección sobre el aprovechamiento del agua en minería prohibió la “explotación minera a realizarse dentro de las áreas de influencia de las fuentes o nacientes de agua”.

Publicidad

Y aquella sobre actividades hidrocarburíferas, estableció la consulta previa (a las comunidades del territorio) como requisito para el permiso.

En cambio, el texto presentado al pleno para su aprobación final, en junio pasado, suprimió la prohibición y la consulta.

Sobre lo primero, el asambleísta César Umaginga (PK) recuerda que los indígenas intentaron mantener la prohibición con la consulta prelegislativa, pero no lo lograron. Advierte que las fuentes de agua podrían contaminarse.

Publicidad

El vicepresidente de la Cámara de Minería, Andrés Ycaza Palacios, aclara que su gremio no pidió esto; y comenta que la norma ya exige a la industria devolver el agua, al cauce original, “al menos” en la misma calidad que fue tomada.

Raúl Auquilla (CREO) sostiene que el oficialismo retiró el requisito de la consulta previa para las actividades hidrocarburíferas porque no le interesa incluir a las comunidades en la toma de decisiones.

Publicidad

Mauricio Proaño (AP) explica que lo primero fue porque al sector lo rige la Ley Minera, y lo segundo para “no copiar” lo que dice la Constitución.