​Varónica Sarauz, esposa del exlíder sindical Fernando Villaviencio presentó este viernes ante la Defensoría del Pueblo ​una denuncia por el allanamiento a su vivienda por parte de la Policía el pasado 26 de diciembre en donde se incautaron computadores, teléfonos celulares y documentos de propiedad de su esposo.

Sarauz en su denuncia señala que el allanamiento fue una "violenta  incursión armada solicitada por el presidente Rafael Correa, el secretario jurídico de la Presidencia Alexis Mera y ejecutada por la Fiscalía y el Grupo de Intervención y Rescate GIR... la cual ha dejado graves secuelas en especial en sus hijos pequeños".

Además agregó que la presentación de esta demanda es bajo protesta "pues desconfía en las instituciones controladas totalmente por el Ejecutivo, y además debido al silencio de la propia Defensoría, organismos de derechos humanos y de protección de la niñez que han guardado un silencio cómplice frente a un hecho violento el cual ha sido de conocimiento público".

La esposa de Villavicencio detalló que la noche del pasado 26 de diciembre, unos 10 policías encapuchados y armados, diez miembros de la Fiscalía, un camarógrafo  y tres agentes de la Presidencia de la República permanecieron durante tres horas en su departamento mientras duró el allanamiento "atropellando todas y cada una de las medidas de seguridad y respeto que se deben observar para con los niños y su madre".

Publicidad

El secretario jurídico de la Presidencia reconoció a inicios de semana que fue él quien delegó a un funcionario de Carondelet para que esté presente durante el allanamiento.  "Yo presenté la denuncia ante la Fiscalía con un pedido de diligencia preprocesal y como soy parte (del proceso) tengo todo el derecho en enviar una persona, la presidencia tiene todo el derecho de ir a una diligencia previa", señaló.

"Eso no afecta la investigación ni afecta los documentos (encontrados) y que se filmaron", insistió el funcionario.

Además del allanamiento a la vivienda de la familia Villavicencio, se realizó otro en la oficina del asambleísta de Pachakutik Cléver Jiménez, donde también se incautaron documentos y un computador.