El teatro como convicción

El teatro como convicción
El teatro como convicción
Juan Pablo Asanza Colmont estudió actuación en Arteamérica de Alejandro Pinto, y en Argentina
30 de Mayo, 2013
30 Mayo 2013

Su amor por la actuación empezó desde que era un niño, cuando le llamaban la atención, sobre todo las escenas de besos, pues desde entonces intuía que para aquellas escenas un actor debía estar bien preparado e involucrado en su personaje. Luego vinieron los años de colegio y después ingresó a la escuela de teatro Arteamérica, del chileno Alejandro Pinto, donde se inició en teatro clásico, una buena escuela, según él, para todo actor.

Nunca ha hecho teatro “facilón”. En octubre del año pasado, Juan Pablo Asanza Colmont, de 33 años, decidió romper sus propios esquemas al interpretar a un bisexual en la obra Cock, original del británico Mike Bertlett y que luego de ser estrenada en Inglaterra, en el 2009, fue adaptada en México y Argentina y en Guayaquil estuvo bajo la dirección de Carlos A. Ycaza.

Interpretar a John en Cock, un bisexual atraído por su pareja y por una mujer, fue todo un reto para Juan Pablo, pero estuvo listo gracias a su preparación, pues también estudió teatro en el Centro Cultural Ricardo Rojas en Buenos Aires, Argentina, durante tres años, país en el que también participó en algunas obras.

“No había interpretado antes un personaje como ese, fuerte de interpretarlo, porque tiene conflictos. En la televisión me propusieron una vez hacer de homosexual pero dije que no porque la televisión tiene otro tipo de preparación, te dan un libreto y te piden que te lo aprendas porque en veinte minutos se graba y eso no me interesa”, comenta el actor guayaquileño que creció en el barrio Centenario y hoy vive en Samborondón.

“En el teatro te redescubres porque debes romper moldes que te han inculcado desde pequeño; está la parte moral, ética, las costumbres, a la larga el actor tiene que romper con muchas cosas y comienza a hacer un papel en blanco”, dice Juan Pablo, que también es el productor de Cock, que se presentó nuevamente en Guayaquil la semana pasada, luego de una gira por varias ciudades del país.

Dificultades

“Es difícil hacer teatro en el país”, asegura, por ello también produce, una tarea nada fácil tampoco en nuestro medio. “Es difícil vivir de esto en el país. Yo, para producir, qué no hago, es muy difícil. Les doy soporte logístico a algunos grupos, pero es difícil, a la empresa privada exactamente no le llama la atención el teatro, no es para ellos una herramienta importante para que sus productos sean expuestos de la manera que ellos quieren”, asegura Juan Pablo, que no se desanima y tiene su propia productora Asamont.

Entre sus producciones están sand-up comedys como Martirimonio y Común y Corriente, entre otras. Fue precisamente él quien invitó a Carlos A. Ycaza a dirigir Cock, y hoy ya cuentan con invitaciones a festivales internacionales como en Colombia. Por conmemorarse los 30 años de la muerte de Tennesse Williams, preparan ya junto a Ycaza las obras Zoológico de Cristal, que se presentará el 4, 5 y 6 de julio en el Teatro Centro de Arte, y para octubre 16, Camino real, en el Teatro Sánchez Aguilar.

Esta vez no actúa, pero está pendiente de todo detalle como productor, porque de paso, luego de la presentación de las dos obras, comenzará a grabar como productor ejecutivo Entre sombras, una película de acción, incursionando así en el cine. También lo ha hecho en televisión en ciertos dramatizados, aunque no le llama la atención.

“Yo empecé de cero, todavía estoy viendo una luz en el camino, pero el área teatral en el país es un camino piedroso, puntiagudo, con espinas y nosotros vamos descalzos por este camino. Hasta hoy batallo con mis padres, mi novia, con gente que está atrás de mí, que se preocupa porque me dice que yo no voy a vivir de esto, pero justamente esa presión es lo que más me motiva”.

Justamente por esas presiones, como la de tener un título, a su regreso de Argentina, Juan Pablo ingresó a la Facso y hoy tiene la licenciatura en Comunicación Social.

El tercero de los cuatro hijos de Orlando Asanza y Carola Colmont, recuerda la reacción de su familia cuando hizo de bisexual en Cock. “Fue fuerte para mi papá, mi mamá, ver a su hijo besándose con otro hombre, para mi novia, María José, pero me entienden, me apoyan, a pesar de las presiones, porque ven la seriedad con la que tomo esta profesión, ven mi convicción, ven que he sido fiel a lo que me he ido preparando”.

A pesar de las dificultades, Juan Pablo cree que el teatro nacional ha crecido, “la gente comenta más las obras, hay grupos que se están presentando con más fuerza, el mismo Teatro Sánchez Aguilar ha ayudado para que el teatro comience a tener oportunidades”.

Dicen de él

“Desde chiquito era teatrerísimo y también muy independiente. Es muy emprendedor, es buen hijo, buen hombre, con muchos valores”.
CAROLA COLMONT DE ASANZA, madre

El teatro como convicción
Viva
2013-05-30T00:00:01-05:00
Guayaquileño de 33 años, a pesar de las dificultades del medio produce teatro en la ciudad. Como actor interpretó a un personaje polémico en Cock. Prepara dos producciones más para este año e incursionará en el cine.
El Universo