John James Preston (Chris Noth), uno de los personajes estelares de la serie Sexo en la ciudad, acostumbraba ejercitarse a diario sobre su bicicleta estática siguiendo el programa de Peloton, una compañía enfocada en la salud y el bienestar de sus clientes (que existe en la vida real y que tiene sus oficinas en Nueva York, Estados Unidos). Una noche, luego de una demandante rutina, sufrió un infarto y murió.

La anterior escena ocurrió al cierre del primer episodio de And Just Like That..., el revival de la famosa producción noventera protagonizada por Sarah Jessica Parker y que hoy puede verse en HBO Max. Pero quizás ese momento de ficción influenció directamente a los seguidores de la marca fitness, pues la demanda por esos artefactos ha disminuido y hoy se conoció que detendrían su fabricación (aunque la compañía no ha señalado que esta sea la causa oficial de su decisión).

El informe de esta resolución, sin embargo, llegó a través de la cadena CNBC citando una presentación interna de la empresa.

Peloton planea pausar la producción de bicicletas durante dos meses, de febrero a marzo, según muestran los documentos a los que accedió CNBC. “Ya detuvo la producción de su costosa Bike+ en diciembre y lo hará hasta junio. No fabricará su máquina para correr durante seis semanas, a partir del próximo mes”, resume.

Publicidad

Otra posible razón de la baja en ventas es que cada vez más personas pertenecientes a su nicho de mercado aspiran a volver a las clases presenciales, lo que contrasta con la gran demanda que tuvieron al inicio de la pandemia, en 2020.

Luego de la transmisión del controversial episodio, Peloton produjo y lanzó un nuevo comercial que mostraba a John con vida y disfrutando de una hermosa velada junto con su entrenadora, Alexa. Sin embargo, tras las denuncias por acoso sexual que recibió el actor, este fue retirado.