¿Acaso piensa demasiado en los errores del pasado? ¿No puede dejar de repetir una y otra vez los mismos pensamientos o episodios? ¿Se lo replantea de un modo distinto al ocurrido?

Rumiar o el síndrome de rumiación mental es una tendencia a orientar el foco de atención a pensar demasiado u obsesionarse con ciertas situaciones que pasaron durante el día y que despiertan una respuesta emocional intensa, normalmente asociada a la ansiedad o a la tristeza, define Mundo Psicólogos.

El informe elaborado por BBC, en colaboración con psicólogos de la Universidad de Liverpool, revela que dedicar mucho tiempo a rumiar nuestros problemas es un camino directo a la ansiedad y la depresión.

Publicidad

La rumiación es una de las patologías mentales más comunes en Reino Unido, según la organización Mental Health Foundation. “Los profesionales de la salud coinciden en que darle demasiadas vueltas a los problemas no nos acerca a su solución”, afirma.

Rumiar o el síndrome de rumiación es una tendencia a orientar el foco de atención a pensar demasiado.

Los pensamientos negativos afectan al organismo humano

Por qué pienso negativo todo el tiempo

Estos pensamientos viciosos hacen que los sujetos no puedan enfocarse en las nuevas percepciones y queden atrapados en una angustia emocional y psicológica, según Mundo Psicólogos.

Te atrapan en un círculo viciado

Dejar de rumiar puede ser considerado hasta un acto heroico. Recurrir a estos pensamientos rumiantes puede resultar realmente adictivo para los individuos.

Publicidad

Aumenta las probabilidades de sufrir una depresión

Estar todo el día con un pensamiento rumiativo que te traslada a situaciones y emociones negativas puede hacer que caigas en una depresión.

Se asocia con un mayor riesgo de abuso de alcohol

Muchas de las personas a las que las rumiaciones dominan su mente recurren al alcohol como un parche para dejarlas de lado.

Publicidad

Puede derivar en trastornos alimentarios

La comida y las emociones muchas veces van de la mano. Algunas personas usan la comida para intentar manejar los sentimientos de angustia que pueden provocar nuestras cavilaciones.

No dejes que la ansiedad se convierta en una bomba de tiempo

Fomenta el pensamiento negativo

Enfocar la mayoría del día a ideas negativas y estados viciados del pensamiento hace que solo podamos ver esta parte de la vida.

Induce a una resolución de problemas deficiente

El hecho de estar atrapado en este bucle de rumiación mental o pensamiento rumiativo hace que te enfrentes a la vida con las pilas medio recargadas y con muchas más dificultades.

Aumenta el estrés

Las rumiaciones constantes hacen que aumenten las respuestas al estrés tanto a nivel psicológico como fisiológico y puede elevar los riesgos de una enfermedad cardiovascular.

Publicidad

Enfocar la mayoría del día a ideas negativas hace que solo podamos ver esta parte de la vida. Foto: Shutterstock

¿Cómo reducir la rumiación?

Si le interesa cómo dejar de rumiar pensamientos e intentar abandonar las rumiaciones, hay algunos métodos demostrados que ayudan a poder conseguirlo. Lo fundamental en estos estados mentales es luchar y ser constante para poder combatirlos y eliminarlos de una vez por todas.

  • Participa en actividades como deportes en equipo, yoga o artes.
  • Practica meditación con atención plena.
  • Realiza ejercicios de respiración para calmar la mente y dejar de lado la negatividad.

(I)