La campaña “La lucha empieza en la ducha” para ayudar a detectar el cáncer de mama es una iniciativa que nació en el 2019 y motiva a las mujeres a realizarse el autoexamen una vez al mes para detectar la enfermedad a tiempo.

La ducha es el momento ideal para realizarlo, ya que las manos se deslizan fácilmente, haciéndolo un proceso sencillo y rápido. Se aconseja realizarse el examen una vez al mes.

Guía para el autoexamen

Estos son los pasos para realizarlo correctamente en la ducha:

  1. Antes de entrar a la ducha, pararse frente al espejo y buscar posibles cambios en los senos. Para lo cual, se recomienda levantar los brazos y luego ponerlos en las caderas y rotarlos.
  2. En la ducha, enjabonarse los senos para que los dedos se deslicen fácilmente.
  3. Colocar una mano detrás de la cabeza y con los dedos de la otra mano explorar un seno realizando círculos; desde la periferia hasta llegar al pezón.
  4. Presionar suavemente los pezones y verifica si hay secreción.
  5. Examinar con las yemas los costados de los senos, las axilas y las áreas del cuello y pecho.
  6. Al terminar la ducha, acostarse en una cama boca arriba y examinarse. El tejido mamario se vuelve más delgado y fácil de palpar.

El 90% de mujeres con cáncer de mama pueden detenerlo y salvar su vida si lo detectan a tiempo, comparte la empresa de jabones Duet que recuerda que cada día 19 del mes es el momento para la revisión.

El mejor momento para hacerse un autoexamen de las mamas es más o menos de 3 a 5 días después del comienzo del periodo. Si ya está en la menopausia puede realizarse el examen el mismo día cada mes.(F)