El colágeno es tan imprescindible para la salud del organismo que hay quienes recurren a remedios naturales para estimular la producción del mismo y reducir los estragos del envejecimiento.

“El colágeno es una proteína que se encarga de unir los tejidos conectivos como músculos, tendones, ligamentos, piel, huesos y cartílagos” y permite “mantener unido el conjunto del cuerpo”, como reseña Cuídate Plus.

El colágeno es una proteína que contribuye a la formación de las fibras. Foto: Freepik.

Cuál es el té para producir colágeno

Al respecto hay quienes dan crédito al té blanco como la pócima de la juventud debido a los beneficios que aporta para el cuidado de la piel, según reseña El Cronista.

Publicidad

Esta bebida surge de la planta Camellia sinensis rica en antioxidantes como catequinas y flavonoides que protegen las células del daño que producen los radicales libres, por lo que tendría una alta influencia en la producción de colágeno de manera natural, explica el medio antes citado.

El té blanco se prepara con las hojas de la planta Camellia sinensis que se procesan ligeramente para prevenir la oxidación. Foto: Freepik.

Beneficios del té blanco

Además de ser considerado como el elixir de la eterna juventud, sus propiedades aportan otros beneficios a la salud que menciona Punto de Té, como:

  1. Ayuda a mantener la piel hidratada y retarda la aparición de arrugas
  2. Es rico en antioxidantes
  3. Interviene en el control de la diabetes de tipo 2
  4. Reduce la presión sanguínea
  5. Controla el colesterol
  6. Influye en la prevención del cáncer
  7. Protege contra la osteoporosis
  8. Contribuye a bajar de peso

Cómo preparar el té blanco para producir colágeno

Coloque a calentar el equivalente a un vaso de agua, pero sin dejar hervir. Luego en una taza añada dos o tres gramos de hojas de té blanco y agregue el agua caliente para dejar reposar durante cinco minutos.

Publicidad

Al té blanco se le atribuye el cuidado de la piel, previene la aparición de arrugas y la mantiene hidratada. Foto: Freepik.

Transcurrido ese tiempo puede tomar el té blanco y si es de su agrado puede personalizar la bebida con miel o limón.

Este es un remedio alternativo que en ningún caso sustituye a algún fármaco. Si es necesario consulte al médico antes de incorporarlo a sus hábitos alimenticios o si está tomando algún medicamento para contribuir en la producción de colágeno. (I)

Publicidad

Te recomendamos estas noticias