La alimentación consciente es una técnica que ayuda a controlar los hábitos alimenticios. Se basa en la atención plena, un concepto budista, una forma de meditación que contribuye a reconocer y hacer frente a las emociones y sensaciones físicas.

Se ha demostrado que promueve la pérdida de peso, reduce los atracones y te ayuda a sentirte mejor.

Se usa para tratar muchas afecciones, incluidos los trastornos alimentarios, la depresión, la ansiedad y varios comportamientos relacionados con los alimentos, tal como publica Healthline.

Con estas 10 cenas sencillas y deliciosas ya no tienes excusas para bajar de peso y comer sabroso

La alimentación consciente se trata de usar la atención plena para alcanzar un estado de atención total a sus experiencias, antojos y señales físicas al comer. Foto: AscentXmedia

¿Qué implica la alimentación consciente?

Fundamentalmente, la alimentación consciente implica:

Publicidad

  • Comer despacio y sin distracciones
  • Escuchar señales físicas de hambre y comer solo hasta que esté lleno.
  • Distinguir entre los desencadenantes verdaderos del hambre y los que no lo son para comer.
  • Involucrando sus sentidos al notar colores, olores, sonidos, texturas y sabores.
  • Aprender a lidiar con la culpa y la ansiedad por la comida.
  • Comer para mantener la salud y el bienestar general.
  • Notar los efectos que la comida tiene sobre tus sentimientos y tu figura.
La alimentación consciente permite reemplazar los pensamientos y reacciones automáticos con respuestas más conscientes y saludables. Foto: Prostock-Studio

Esta es la dieta de 1.200 calorías del doctor “Now” que salva vidas en la serie “Kilos Mortales”

Cómo practicar la alimentación consciente

Para practicar mindfulness, necesitas una serie de ejercicios y meditaciones. Hay muchas formas simples de comenzar, algunas de las cuales pueden tener poderosos beneficios por sí mismas:

  • Coma más despacio y no apresure sus comidas.
  • Mastique bien.
  • Elimine las distracciones apagando el televisor y dejando su teléfono.
  • Comer en silencio.
  • Concéntrate en cómo te hace sentir la comida.
  • Deja de comer cuando estés lleno.
Comer en silencio. Involucrando sus sentidos al notar colores, olores, sonidos, texturas y sabores. Foto: Edwin Tan

Pregúntese por qué está comiendo, si realmente tiene hambre y si la comida que eligió es saludable.

Para empezar, es buena idea escoger una comida al día para centrarnos en estos puntos.

Una vez que lo domines, la atención plena se volverá más natural. Luego, puede concentrarse en implementar estos hábitos en más comidas.

(I)

Te recomendamos estás noticias