A todos nos gusta probar nuevas posturas sexuales, nuevas prácticas sexuales o cumplir nuestras fantasías. La próstata, también conocida como punto P o punto G masculino, está repleta de terminaciones nerviosas, lo que la convierte en un punto de placer extremadamente sensible.

La próstata es una glándula del sistema reproductor masculino. Produce el semen, líquido que acarrea la esperma. La próstata se encuentra bajo la vejiga y frente al recto. Normalmente, la próstata es del tamaño de una nuez, según Cirugía de Próstata.

La estimulación de la próstata puede provocar potentes orgasmos, pero solo si sabe lo que está haciendo. Meter el dedo en el ano, no necesariamente servirá de algo. Se trata de encontrar los ángulos y las técnicas adecuadas, por no hablar de utilizar mucho lubricante, tal como publica Men’s Health.

A diferencia de los orgasmos del pene, los de la próstata no tienen un periodo refractario, lo que los hace ideales para los hombres que quieren experimentar múltiples orgasmos.

Publicidad

Es importante que conozca que, su orientación sexual, no influye en absoluto en el juego con la próstata y en si es adecuado para usted.

Cómo es la técnica del pomelo o la toronja para el sexo oral que es viral en las redes sociales

Para algunos es una zona tabú y para otros, afortunados, es una zona erógena. Foto: izusek

Cómo estimular el punto G masculino

Prepárese

Si va a probar el masaje prostático solo asegúrese de tener las manos limpias y las uñas cortas. Lo más importante, utilice siempre lubricante, ya que el ano no se lubrica solo. Si le duele meter algo en el recto, vaya más despacio y añada más lubricante.

Antes de entrar, empiece con un suave masaje externo en el perineo, también conocido como grundle o taint, que se encuentra entre los testículos y el ano. El perineo es una zona erógena muy sensible, pero que a menudo se pasa por alto.

Explore la estimulación interna

Introduzca el dedo ya lubricado en el recto en dirección al ombligo. A unos cinco centímetros, debería poder sentir la próstata. Muévalo un poco, golpee las paredes internas y aplique diferentes cantidades de presión para ver qué le hace sentir bien.

Publicidad

¿Cuántas veces a la semana es “normal” tener relaciones sexuales con tu pareja? Esto lo dice la ciencia

Asegúrese de estar excitado

No será cómodo si intenta estimular la próstata sin estar excitado. Cuando está excitado, su cuerpo trabajará contigo, en lugar de hacerlo en contra. Estará más relajado o “más suelto” y será menos probable que apriete. Por eso es bueno consultar su médico de confianza.

Posiblemente tras tener orgasmos prostáticos, note algunos fluidos lechosos salir de su ano. Foto: Istock

Puede parar cuando quiera

Al igual que caminas antes de correr, introduce los dedos antes de introducir cualquier otra cosa. La lentitud y la constancia ganan la carrera. No hay ninguna razón para precipitarse y tampoco es una competición.

Estimule su pene y próstata al mismo tiempo

Continúe masturbando su erección y estimulando su próstata hasta que sienta una acumulación de placer que proviene de lo más profundo de su ser. Se sentirá diferente a la acumulación de un orgasmo peneano, que está más localizado en su pene.

Una vez que sienta que está cerca del punto de liberación, suelte el pene y concéntrese completamente en la próstata hasta que alcance el clímax.

Publicidad

Posiblemente note algunos fluidos corporales

No se asuste si nota que le sale un líquido lechoso por el ano: es el líquido de la próstata y es totalmente normal. Piense en ello como si fuera el líquido de la próstata masculina.

También puede notar que le sale semen del pene, aunque no esté teniendo un orgasmo peneano. Es algo natural, así que recuerde usar una toalla y luego ducharse al terminar.

Si lo que busca es un orgasmo alucinante donde le vibren hasta los dedos de los pies, puede que lo encuentre en su próstata. Foto: FG Trade

(I)

Te recomendamos estas noticias