El problema de tiroides más común es el hipotiroidismo, en el que la tiroides no produce suficientes hormonas. En las primeras etapas, esta enfermedad puede pasar desapercibida.

Los síntomas del hipotiroidismo pueden ser tan dispares como notarse la piel seca, cansancio, debilidad muscular, caída del cabello, baja libido, sensación de neblina mental, depresión, intolerancia al frío y facilidad para ganar peso.

La tiroides es una glándula que sintetiza importantes hormonas que tienen receptores en prácticamente todas las células del organismo, por esto, las hormonas tiroideas no solamente controlan el metabolismo, sino que cumplen con muchísimas otras funciones, tal como reseña Cuerpo Mente.

Publicidad

¿Cómo influye la dieta en el buen funcionamiento de la tiroides?

Por desgracia, una de cada diez personas sufre algún trastorno de la tiroides, con el hipotiroidismo a la cabeza.

La buena noticia es que se puede promover su buen funcionamiento a través de la dieta, favoreciendo los alimentos buenos para la tiroides y reduciendo o evitando los alimentos perjudiciales.

Aquí te contaremos cómo mejorar la dieta para el hipotiroidismo y te daremos un menú semanal de ejemplo para que puedas seguirlo y adaptarlo.

Publicidad

Alimentos recomendados para ayudar a la función tiroidea: almendras, semillas de girasol, manzanas, cítricos, miel, sal y hojas verdes. Foto: Shutterstock

Alimentos que debes eliminar o incluir para regular la tiroides

Los que debe eliminar

En los países desarrollados, la causa más común de hipotiroidismo es la enfermedad de Hashimoto, por lo que conviene tomar medidas que regulen el funcionamiento inmunitario:

  • Sin gluten, refinados, lácteos, azúcar ni aditivos. Es recomendable retirar los productos elaborados con trigo y otros cereales con gluten, sobre todo los de harinas refinadas, las grasas hidrogenadas, los lácteos, el azúcar, los edulcorantes, el alcohol y los ultraprocesados.
  • Sin tóxicos. Hay que priorizar una alimentación basada en alimentos ecológicos para evitar tóxicos, y seguir una dieta antiinflamatoria rica en verduras, hortalizas y frutas de bajo índice glucémico.
  • Que no falten las proteínas. Para funcionar bien, la tiroides necesita una cantidad suficiente de aminoácidos. En la dieta vegetal se consiguen de las legumbres, los cereales integrales, los frutos secos y las semillas.

Es especialmente importante obtener una dosis suficiente de tirosina, un aminoácido que se encuentra en las almendras y en las semillas de calabaza y de sésamo, por ejemplo.

Publicidad

Cómo detectar complicaciones de tiroides en niños. Especialista dan consejos y sugieren optar por la detección temprana

La tiroides es una glándula con forma de mariposa que ayuda al cuerpo a usar la energía. GETTY IMAGES Foto: BBC Mundo
  • Cuidado con la soja. En el tratamiento nutricional del hipotiroidismo y la enfermedad de Hashimoto se recomienda abstenerse de tomar soja, ya que dificulta la absorción de yodo, la síntesis de hormona tiroidea y su acción en el organismo. Se puede consumir de forma ocasional miso y tamari, alimentos fermentados que no interfieren con el yodo.
  • Coles y otras crucíferas, mejor cocinadas. Las crucíferas (col, brócoli, coles de Bruselas, repollo, coliflor) crudas contienen isotiocianatos muy beneficiosos por su efecto anticancerígeno y desintoxicante, pero reducen la absorción del yodo por parte de la tiroides.

Si se ha diagnosticado un déficit de yodo, se recomienda no consumirlas crudas. Si se cocinan entre 15 y 20 minutos, se pueden consumir un par de días a la semana.

La rúcula, los nabos o los grelos también son crucíferas y se acostumbran a comer crudos, pero conviene no comerlos si se sufre hipotiroidismo.

¿Sopita de pollo para la gripe? Estos son los alimentos que debes comer para estimular el sistema inmunológico

Alimentos buenos para la tiroides

En la medicina tradicional china, se favorece el funcionamiento de la tiroides con los alimentos calientes, servidos en platos de barro y para comer con cuchara, como sopas hechas con caldos, legumbres y algas.

Por otro lado, se recomienda evitar o reducir el consumo de alimentos frescos, fríos y crudos como ensaladas, bebidas frías y helados, sobre todo en invierno. Acá le dejamos este menú semanal.

Publicidad

(I)

Te recomendamos estas noticias