Hace mucho, por inconvenientes familiares, perdí relación con una persona a quien aprecio y en la que he pensado siempre. Ahora sé que ha sido diagnosticada con cáncer y he tratado de comunicarme, pero no quiere relacionarse conmigo y también sé que no quiere que me entere de su situación. Eso me hace sentir triste. Me gustaría apoyar emocional y económicamente en lo que esté a mi alcance, pero no quiero perturbar su estado emocional. He orado por su salud.

Anónimo, Guayaquil

Estimado lector, gracias por compartir su necesidad de consultarnos a través de El Especialista. Las personas que viven estas situaciones de enfermedades catastróficas, como el cáncer, tienen que experimentar un proceso para asimilar la enfermedad. El primer paso es la aceptación, enterarse de una noticia como esta es muy difícil de aceptar, nadie está preparado para estas situaciones.

Los pacientes con cáncer entran en conflicto emocional. No quieren sentir que son una carga para sus familiares, no aceptan la ayuda porque no quieren la compasión o lástima de los que los rodean. Esta es la razón por la que su amiga no quiere establecer contacto con usted. Así también experimentan otros cambios emocionales, como la sensación de estar desconectados o aislados de los demás, soledad, resentimientos.

Recomiendo que mantenga contacto con los familiares o personas muy cercanas a la paciente para informarse más detalladamente del proceso que está atravesando y canalizar a través de ellos la ayuda solidaria que usted quiera realizar. Elogio y admiro su sensibilidad para con su amiga, la oración más la acción es sinónimo de amor. Servir a Dios y al prójimo siempre será una bendición.

Mg. Toyi Espín de Jacome,

psicóloga y terapeuta familiar.

Telf.: 099-402-1070.