Portoviejo

La última de las 63 tortugas marinas verdes que fueron rescatadas de los alrededores de la isla de la Plata, en Manabí, retornó al mar. Biólogos y científicos apoyaron en dicha labor este miércoles 13 de octubre.

Según los especialistas, en 44 de las 63 tortugas atendidas se encontraron afectaciones ocasionadas por golpes o anzuelos incrustados en algunas partes de sus cuerpos. Ellas recibieron ayuda por parte de más de 15 especialistas que se movilizaron en expediciones realizadas desde agosto pasado.

Quienes estuvieron tras este esfuerzo fueron personal de veterinarios, guardaparques y voluntarios del Parque Nacional Machalilla (PNM), su Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Marina encabezado por Rubén Alemán, y las organizaciones WildAid y Equilibrio Azul, que se unieron en esta causa.

Publicidad

Manuel Bravo, director de WildAid para Latinoamérica, calificó a este proceso como de inédito por los múltiples esfuerzos para ayudar a salvar fauna marina en esa zona de la costa manabita.

“23 tortugas fueron casos graves que tuvieron que ser trasladadas al Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Marina en Salango, para un tratamiento intensivo que incluyó intervención quirúrgica. El centro solicitó apoyo incluso a la ciudadanía para que done medicina, ya que además tenían más de 60 tortugas en tratamiento. La buena noticia es que todas fueron curadas y liberadas al océano”, destacó Bravo.

Para atender estas emergencias en el Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Marina del PNM se instaló un equipo médico veterinario, guardaparques y voluntarios, además de la operación de una clínica móvil en la isla de La Plata para evaluar la salud veterinaria de las tortugas, extraer los anzuelos, aplicar las medicinas y tomar muestras de registro de información científica.

2.670 nidos de tortugas han sido monitoreados durante 10 años en playas de Manabí

Cada organización ayudó en este proceso. Por ejemplo, WildAid apoyó para esta expedición con medicina, anestésicos, antibióticos, rotores y reactivos para análisis de salud de las tortugas marinas. Además, se encargó de facilitar la alimentación y logística que permitió montar la clínica y la operación de la expedición.

Mientras, personal de Equilibrio Azul fue el encargado de la búsqueda de las tortugas marinas alrededor de la isla, para lo cual facilitaron la embarcación Esperanza en donde se medían y marcaban a las tortugas.

De acuerdo con datos científicos, la isla de La Plata tiene la mayor agregación de tortugas verdes de la costa ecuatoriana. Desde el 2015, WildAid y el PNM implementan el plan de control y vigilancia marina alrededor de la isla de La Plata, y en los patrullajes permanentes era común encontrar tortugas enredadas y con anzuelos.

En cambio, la organización Equilibrio Azul ha desarrollado desde el año 2004 tareas de investigación y protección en la isla como colocación de boyas de amarre, estudios de corales, estudios de aves marinas, fotoidentificación y telemetría acústica y satelital de las mantas birostris, monitoreo de pesca, investigación y conservación de tortugas marinas. (I)