Según los informes oficiales publicados por cada laboratorio, las vacunas contra COVID-19 se deben administrar en dos dosis, a excepción de la de Johnson & Johnson.

La dosis de refuerzo existe no solo en las vacunas contra esta enfermedad, si no en otras como sarampión, influenza y difteria. Sirve para que el cuerpo produzca más y mejores anticuerpos.

Este gráfico explica en detalle cómo funcionan las dosis.

Algunos científicos han pedido a los gobiernos que ante la escasez de vacunas, se administra una sola dosis a cada persona. Hay lugares como Reino Unido en donde han decidido aplazar la segunda dosis para vacunar a más personas, debido al aumento de casos. Pero Pfizer advirtió el pasado 31 de enero en un comunicado que no hay datos que muestren que la protección después de la primera dosis se mantiene después de 21 días.

Además, Albert Bourla, director ejecutivo de la compañía, dijo que sería "un grave error" no administrar la dosis de refuerzo.