La empresa Pantone, con sede en Nueva Jersey, es la autoridad global del color, ya que actualmente marca las tendencias de color y dicta las gamas que se impondrán en un futuro.

Su legado comenzó en 1956 al imprimir guías de color para empresas de cosméticos, para lo cual empleaban 60 diferentes pigmentos que los impresores mezclaban ‘al ojo’ para encontrar los colores que necesitaban, lo cual provocaba diferencias según el sitio donde se realizaban las impresiones.

El caso más común con diferencias de color era el de Kodak, su empaque clásico de color amarillo/naranja lucía diferente dependiendo el lugar de impresión, lo que originaba que los clientes optaran por no comprar rollos fotográficos que tuvieran un color un poco más oscuro, ya que pensaban que estaban viejos. Kodak necesitaba poder usar un color estándar para poder tener consistencia en sus ventas, y así la demanda por la estandarización en el uso de color para impresión comenzó.

En 1962, Lawrence Herbert, un químico de Pantone, se convirtió en el nuevo dueño de la empresa y decidió crear una división encargada del primer sistema de correspondencia de color. Usando su experiencia, Herbert encontró la manera de reducir la forma en que se creaban los colores para impresión al pasar de 60 pigmentos a 10 y creó las ‘recetas’ para que los impresores siguieran y pudieran tener resultados uniformes. Este desarrollo crucial en los sistemas de impresión se denominó Pantone Matching System, el cual a partir de 1963 permitió a los usuarios a escoger los colores exactamente durante el proceso de diseño gráfico. Ese logro dio como resultado poder determinar exactamente, por ejemplo, el rojo de Coca Cola y el azul de Pepsi.

Publicidad

Herbert rápidamente expandió el alcance de Pantone al diseño textil y de materiales de arte en los 60, computación digital en los 80 y para 2011 su paleta de colores ya tenía 1.757 tonos distintos. Constantemente mejorando su tecnología, los colores de Pantone son más variados y dinámicos que otras técnicas de color; Pantone es incluso capaz de reproducir colores fluorescentes.

Su trabajo también permite tener consistencia de color en todas las plataformas disponibles, ya sea en uso textil, en papel, materiales digitales y demás medios. Para esto también se creó The Pantone Color Institute (Instituto del Color de Pantone), un centro para la investigación que proporciona estándares de color personalizados, identidad de marca y consultoría sobre el color del producto, así como pronósticos de tendencias.

La principal tendencia es la selección del color Pantone del año, el cual durante más de 20 años ha influido en el desarrollo de los productos y en las decisiones de compra de múltiples sectores, como el de la moda, la decoración de interiores y el diseño industrial, así como el embalaje y envasado de productos y el diseño gráfico.

El proceso de selección del Pantone Color of the Year conlleva un profundo estudio y análisis de tendencias. Para llegar a la selección final de cada año, los expertos del color de Pantone del Pantone Color Institute analizan a fondo el mercado en busca de nuevas influencias. Entre estas se incluye la industria del entretenimiento, películas en fase de rodaje, colecciones itinerantes de arte, nuevos artistas, moda, todas las áreas del diseño, destinos turísticos populares y nuevos estilos de vida, tendencias de juego y diversión y condiciones socioeconómicas. Asimismo, estas influencias pueden proceder de las nuevas tecnologías, materiales, texturas y efectos que afectan al color, de relevantes plataformas de redes sociales e incluso de eventos deportivos de proyección global.