En pleno proceso de desconfinamiento por la pandemia del coronavirus nos vamos acercando poco a poco al verano, y aunque muchas playas se mantienen cerradas, las altas temperaturas hacen una invitación a usar vestidos y pantalones cortos.

El problema es que tras meses de permanecer en casa, la piel de las piernas puede tener un color pálido y sin brillo. ¿Cómo resolver esta incómoda situación? Dos palabras: agua bronceadora.

Las aguas bronceadoras (tanning waters) son una fórmula agradable y novedosa que ha revolucionado el mercado de la belleza y además, aporta de forma gradual un tono bronceado natural que se adapta a todos los tonos de piel.

El producto crea un efecto de bronceado bastante sutil, no parecerá que estuviste de vacaciones en la playa, pero al menos le dará a tu brillo y un color saludable a la piel. Imagen: Nuevamujer

Publicidad

¿En qué se diferencian de las tradicionales cremas bronceadoras?

El autobronceado no es algo novedoso en el mercado. Por muchísimos años las mujeres han recurrido a estos prácticos productos para solucionar en minutos el color de su piel, pero han perdido su popularidad por la textura grasosa que genera la mayoría, además del tinte anaranjado que se adapta a muy pocos tonos de piel.

Con el agua bronceadora no existen esas complicaciones, dado que se trata de un solución incolora y con propiedades hidratantes, que además estimula en gran medida la microcirculación de las piernas. Esto es algo muy importante que contribuye a aliviar una de las dolencias más comunes del verano: las piernas cansadas.

Su fórmula está elaborada a base de activos DHA, que son los que aportan a la piel el color de manera gradual. El resultado se puede apreciar a las 24 horas después de la aplicación, y dura aproximadamente una semana.

¿Cómo aplicarlas?

Sus fórmulas son tonificantes, confortables y no resecan, además de aportar una sensación de frescor instantánea. Así que unas cuantas gotas podría ser suficiente para conseguir un bronceado, o en el caso de ya tenerlo, intensificarlo.

El portal web Mujerhoy.com recoge un protocolo de seis pasos, que pueden servir de guía al momento de empezar a utilizar el agua bronceadora.

Puedes adaptar el tono a tus gustos. Si simplemente quieres un ligero tono bronceado, con una sola aplicación es suficiente. Si en cambio buscas un tono más intenso, puedes aplicar varias capas.

Publicidad

Es importante tener en cuenta que estos productos no incluyen protección solar, por lo que es necesario aplicar bloqueador solar antes de su uso, para evitar quemaduras, marcas y prevenir el cáncer de piel.

Algunas marcas ya la ofertan en sus catálogos cosméticos

Por la buena acogida que ha tenido, el agua bronceadora ya se encuentra disponible en varias marcas y con diferentes beneficios extras.

L'Eau Tan de Chanel, por ejemplo, es una edición limitada que ofrece la marca parisina a sus compradores. "Translúcida, con un color sutil y delicadamente perfumada, deja la piel suave y sublimada de forma natural, con un bronceado cálido y luminoso" es como la describen en Mujerhoy.com. Agregando que, posee efectos tonificantes, no reseca la piel y aporta una sensación de frescor instantáneo.

A un precio más accesible también la vende la marca irlandesa Primark, y a diferencia del elegante frasco de Chanel, esta se guarda en un recipiente con atomizador, que de cierto modo, hace más práctica su aplicación. Incluso está la versión de St. Tropez, que asegura que sus ingredientes son 100% veganos. (I)