Las tendencias en colores, efectos y forma de aplicar las sombras, van cambiando a lo largo del tiempo, al igual que el rostro de las personas con el paso de los años.

Al entrar a la quinta década, es común que los párpados comiencen a caerse y las arrugas estén más pronunciadas, lo que dificulta el maquillaje de ojos; aunque claro, esto es dependiendo de la genética de la persona.

Aquí te contaremos ciertos trucos y consejos para maquillar un ojo maduro, según el portal español, Bulevar Sur.

Para disimular las bolsas de los ojos, lo mejor es aplicar la base de maquillaje en toda esta área, detalla el artículo y, una vez hecho esto, añade, se debe cubrir la línea más marcada con un poco de corrector, difuminando bien con la yema de los dedos.

Publicidad

El corrector debe cubrir solo la línea que marca la bolsa y no la bolsa en sí, ya que de lo contrario, se notará más en lugar de disminuir.

Finalmente debemos sellar el acabado para que el producto se quede fijo. Bulevar Sur recomienda, aplicar un toque de polvos traslúcidos en la zona de la ojera, pero asegurándonos de que descargamos bien la brocha para quitar el exceso del producto y no saturar la zona.

Ahora sí, el color.

Las sombras para ojos tienen una gama extensa de tonalidades para usar. En ojos con arrugas y líneas de expresión lo más acertado es apostar por sombras de ojos en colores naturales, y carnes.

Puedes elegir entre estos colores:

"Cuanto más encendidas sean las sombras en cuanto a tonalidad más corremos el peligro de que el ojos acabe manchándose con un acabado poco favorecedor", detalla el artículo.

Publicidad

Como truco, puedes usar un tono nacarado para iluminar bajo la ceja, poniendo cuidado de no invadir el párpado, porque podríamos resaltar su apariencia caída.

Se recomienda usar sombra en polvo, ya que las sombras cremosas con el paso de las horas tienden a acumularse en las arrugas de los párpados, dejando un acabado bastante antiestético.

Forma de aplicar las sombras

Cuando el pliegue comienza a caer sobre el párpado superior y se acentúa la tendencia descendente del ojo es necesario que apliquemos sobre la 'V' externa las sombras oscuras (en tonos marrones o grises) con una trayectoria ascendente que permita dar el efecto visual de un ojo levantado.

La clave: está en difuminar bien y realizar una transición hacia los tonos más claros (beige) que se concentrarán en la mitad interna del párpado superior.

Los ahumados son también una excelente opción sobre todo para las ocasiones especiales ya que permiten jugar con la profundidad y agrandar o rasgar más la mirada. Pueden realizarse tanto en tonos tierra como en negro si queremos intensificar más el acabado.

Una de las tendencias del momento en maquillaje de ojo es el delineado. A la hora de delinear ojos maduros es evitar los delineadores líquidos y optar por lápices o incluso sombras que se puedan trabajar para conseguir un acabado más natural. (I)