La Sociedad de Lucha contra el Cáncer (Solca) del Ecuador desvinculó a 99 colaboradores de su sede principal, situada en Guayaquil, como parte de un programa de reestructuración.

En un comunicado difundido este 9 de abril, la entidad señaló que se adoptó esta “difícil decisión”, ya que es necesaria e indispensable para la sostenibilidad de la organización, “cuyos costes estructurales ponían en riesgo su viabilidad en el mediano plazo”.

Al mismo tiempo, la organización fundada en 1951 reafirmó que se está indemnizando a los trabajadores de acuerdo con lo que corresponde por ley y a sus años de labores en Solca Guayaquil. “Es decir, la institución no se ha acogido a la Ley de Ayuda Humanitaria y los excolaboradores accederán al pago de esta indemnización de forma inmediata”, resaltó Solca.

La organización dedicada a la prevención, detección y tratamiento del cáncer resaltó que velan por los derechos de las personas, por lo que los colaboradores desvinculados cuentan con todo el respeto y agradecimiento por su loable labor dentro de la institución. “Por ello, hemos puesto nuestros esfuerzos en que esta salida sea justa y reciban todo lo que les corresponde”, se indicó en la misiva.

En el comunicado, también se resaltó la importancia de la sostenibilidad de uno de los centros médicos de tratamiento oncológicos de mayor importancia del país y asimismo, de precautelar los recursos especialmente en la actual pandemia de COVID-19 para mantener la atención de los pacientes con cáncer.

En los dos primeros meses del año, Solca gestionó más de 327.000 atenciones a pacientes, pese a la situación sanitaria que motivó en enero pasado la reprogramación de citas por la detección de algunos casos de COVID-19 entre pacientes y personal médico.

En el 2019 Solca Ecuador registró 119.193 consultas ambulatorias, 6.194 casos nuevos de cáncer y 5.024 egresos hospitalarios. Uno de los centros que más atiende pacientes de provincias vecinas es el de Guayaquil, situado en la ciudadela La Atarazana. (I)