Una ciudad descentralizada es una propuesta que moradores, sobre todo del área suburbana, avalan siempre y cuando se ejecute de manera técnica. El alcalde electo, Aquiles Álvarez, propone una nueva división parroquial para instaurar el modelo descentralizado, con unidades municipales parroquiales (UMP) que permitan acercar a los barrios a los servicios municipales.

La propuesta se incluyó en su plan de trabajo cuando se postuló a alcalde y fue un tema recurrente durante su periodo de campaña.

Para Letty Muñoz, líder barrial de la cooperativa Luchar y Vencer de la isla Trinitaria, esta es una propuesta que bien guiada puede ser beneficiosa para los diferentes sectores. “Creo que este sería un buen punto de partida para agilitar las cosas y se reduzca la burocracia”, indicó.

Publicidad

El PSC logra retener las alcaldías de Samborondón y Daule, pero no Durán ni Guayaquil

De hecho, de concretarse la idea, con Álvarez en el poder, se acuñaría el concepto de “centralidades urbanas de 15 minutos”.

La visión de residentes de zonas del sur y suburbio es que se debe planificar y analizar lo que requiere cada conjunto de barrios. Por ejemplo, citó Esthela Torres, moradora desde hace más de 30 años del Batallón del Suburbio, los servicios de atención social deben ser prioritarios.

Torres destacó que Quito es un buen ejemplo de cómo se reordenó una ciudad y se convirtió en distrito metropolitano.

Publicidad

Para la ciudadana, se avanzó en los últimos años con la creación de infraestructuras y ciertos servicios en sectores como el suyo, pero considera que fue insuficiente. “Se hicieron acciones aisladas que en su momento fueron buenas, pero la ciudad crece y con ello las necesidades”, indicó.

Según Torres, el que una persona viaje más de 30 minutos en Metrovía o bus para llegar hasta el centro y hacer un trámite es el ejemplo más palpable de que se requieren ‘mini-municipios’ en áreas urbanas grandes.

Publicidad

“Una Casa Rosada, pero que tenga también como pagar prediales o hacer trámites para una construcción para el suburbio. O tener un gran proyecto que agrupe en un solo sitio lo que hacen los CAMI (Centro de Atención Municipal Integral) y lo que suelen hacer los servicios móviles municipales, pero de forma permanente”, dijo.

Fernando Albuquerque, uno de los gestores del proyecto de parroquialización de Monte Sinaí, destacó que tener una nueva división parroquial permitirá asignar recursos y trabajar de forma enfocada.

“Los servicios serían dirigidos y priorizados de acuerdo con el sector. Por ejemplo, al hacer parroquia a Monte Sinaí se podría atender a las diferentes cooperativas que lo conforman”, indicó.

Aquiles Álvarez festeja lo que describe como resultados ‘irreversibles’ en la Alcaldía de Guayaquil y agradece a Rafael Correa por invitarlo a ser candidato

En la administración actual de la alcaldesa Cynthia Viteri se elaboró un máster plan general, con un modelo de ciudad a construir en el año 2050.

Publicidad

Para Luis Gómez, miembro de la Confederación Nacional de Barrios del Ecuador y del Colegio de Arquitectos del Guayas, estas propuestas deben alejarse de la parte política y convertirse en técnicas y participativas para que sean viables.

Citó que en la administración actual se elaboró un plan que quedó en eso.

El máster plan, además de abarcar proyectos turísticos, de servicios y obras para las parroquias rurales, también tenía un mapeo de la ciudad y se concebían centralidades. Con esas centralidades se proyectaba que la persona o el habitante pueda encontrar todos los servicios al movilizarse en un promedio de unos 15 minutos en su mismo entorno o zona.

“Necesitamos una hoja de ruta real para, por primera vez, definir una verdadera agenda con compromisos sociales con los sectores populares. Si no hay una verdadera planificación, estos sectores no se integrarán y no habrá un Guayaquil homogéneo”, puntualizó Gómez, quien añadió que un sector que se debería revisar e intervenir de forma inmediata es vía a la costa por su crecimiento desordenado. (I)