Gregorio, de 69 años, junto con su nieto, paciente con parálisis cerebral infantil (PCI) de 8 años, fueron parte del grupo que recibió almuerzos la tarde de este miércoles, 16 de agosto, en el comedor de la Casa Rosada, ubicada en la ciudadela Atarazana, en el norte de Guayaquil.

Este servicio, que estuvo suspendido luego del cambio de Administración municipal, se retomó desde el pasado 26 de julio junto con el banco de alimentos Diakonía. Allí se entregan entre 100 y 125 almuerzos gratuitos de lunes a viernes.

‘Servicios de la Casa Rosada continuarán no con mirada caritativa, sino con oportunidades para salir de la pobreza’, dice Municipio de Guayaquil

¿Pero quiénes son los beneficiarios? ¿Cómo se puede hacer para acceder a este servicio gratuito?

Silvia Fabara, vocera del Municipio de Guayaquil, explicó que se realizó un ordenamiento de toda la administración de la Casa Rosada, así como el programa de almuerzos gratuitos.

Publicidad

Un grupo de personas acude para recibir los almuerzos gratuitos. Foto: Ronald  Cedeño  Foto: El Universo

Y dijo que ahora se coordina directamente con los hospitales Solca, Roberto Gilbert y el Centro Valientes para que envíe a quienes necesitan de ese almuerzo debido a que no cuentan con los recursos económicos y por sus tratamientos requieren permanecer en esa zona de la Atarazana.

“Nuestra misión es que llegue la comida a las personas que lo necesitan”, explicó Fabara.

Estos son los servicios que se mantienen en la Casa Rosada, beneficios suspendidos se reanudarán en 30 días

Señaló que ellos ya llegan con ticket y pasan directamente a la zona del comedor. “Son los hospitales que tienen la base de datos. Deben ser personas que están en una situación compleja, que realmente necesiten esta ayuda, y lo coordinan directamente con el hospital o centro”, señaló.

Publicidad

Por ejemplo, del Centro Valientes, ubicado ahí mismo en esa ciudadela, decenas de personas acudieron con su familiar con discapacidad para la atención.

Una de ellas fue María García, que llega dos veces por semana porque le toca estar en ese centro para las terapias de su hija con discapacidad. (I)