Un grupo de 2.001 estudiantes del programa Todos ABC se graduó de bachiller dentro de esta oferta educativa extraordinaria que tuvo modalidad semipresencial intensiva, a propósito de la pandemia del COVID-19.

Este grupo pertenece a la zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) y es parte de los 23.300 graduados a nivel nacional, según registros del Ministerio de Educación.

Desde mayo del 2017, el Gobierno nacional implementó Todos ABC, una iniciativa dirigida a que las personas con escolaridad inconclusa puedan completar sus estudios.

Con la implementación de la campaña se eliminó el límite de edad para el acceso a las ofertas educativas, permitiendo que todos los jóvenes y adultos con rezago escolar o escolaridad inconclusa puedan reinsertarse en el sistema educativo dentro y fuera del país.

Publicidad

Según el Ministerio de Educación, esta es una estrategia inclusiva que cumple con los objetivos de equidad, garantía de derechos y acceso a la educación. Con ello los beneficiarios tienen la oportunidad de mejorar sus condiciones laborales y continuar sus estudios de educación superior ya sea en universidades o en institutos tecnológicos.

Casi 200 adultos que habían interrumpido sus estudios reciben los títulos de bachiller

Esa es la intención de Norma Aquino, de 29 años, quien empezó en el programa desde octavo de básica, pues solo había terminado la escuela. La educación básica (de octavo a décimo año) la cumplió en 11 meses y el bachillerato (de primero a tercer curso) en 15.

“Primero uno lo ve complicado, pero ya después uno le coge amor y quiere superarse con todas las malas noches. Imagínese uno siendo madre, trabajando. Uno le mete ganas”, expresó Aquino, quien tiene dos hijos de 14 y 6 años.

Antes de la pandemia las clases eran presenciales a partir de la tarde, pero a raíz de la crisis las jornadas pasaron al escenario virtual, desde las 18:00 hasta las 22:00.

Ella espera seguir una carrera corta, tiene en mente Enfermería, pero no descarta estudiar en la universidad.

Recordó que no pudo seguir el colegio a la edad que le correspondía, porque sus padres ya no tenían dinero para cubrir los gastos que eso implicaba.

Publicidad

Aquino trabaja con su familia en el mercado San Vicente de Paúl, en el suburbio de Guayaquil. Vende desayunos con su mamá y su jornada laboral es de 06:00 a 13:00. Luego de eso regresa a su casa para cuidar de sus hijos.

Ella obtuvo un promedio de 9,76 en el colegio Provincia del Azuay, ubicado en la 26 y la K.

Elizabeth García, de 27 años, también empezó a estudiar desde octavo año dentro del programa Todos ABC.

A pesar de haberse inscrito en el colegio en su momento no continuó, pues a los 15 años quedó embarazada del primero de sus dos hijos y tuvo que asumir sus responsabilidades.

A los 24 años retomó los estudios con la motivación de poder ser un ejemplo para sus hijos y para sus hermanos menores. “Más me motivó ser un ejemplo para mis hijos y para mis hermanos menores. Cómo yo les podría dar un consejo de seguir estudiando si yo no lo hacía”, comentó la mujer.

García obtuvo un promedio de 9,84. Aspira a estudiar Educación Física en la Universidad aunque su padre le ha inculcado seguir una carrera técnica que es más corta y accesible.

Los 2.001 estudiantes graduados de bachilleres corresponden a la zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón). La ceremonia se realizó virtualmente a fines de julio.

La subsecretaria de Educación del Distrito Guayaquil-Zona 8, Yadira Blakman, motivó a los graduados a continuar preparándose.

“Estamos ante un acontecimiento histórico y clave en el ejercicio pleno de los derechos a una educación de calidad e inclusiva que nos compromete a seguir consolidando un proyecto educativo que beneficie de forma integral a nuestros niños, niñas, adolescentes y adultos. La tarea no fue fácil, pero nunca nos rendimos”, sostuvo la funcionaria. (I)