Publicidad

Personajes de Papá Noel, en crisis por el 90% menos de actividades

Quienes interpretan a esta figura perdieron espacios por la pandemia. Algunos se reinventan y adaptan a esta nueva normalidad. Hacen videos, actos virtuales y se presentan con mascarilla y manteniendo el distanciamiento.

Steve Rivera García, de 43 años, cambia su look rockero por el afelpado atuendo de Papá Noel desde este mes. Foto: redaccion

Su imponente traje rojo, con cinturón y botas negras, peluca y la tupida barba blanca los sacó de su armario en octubre. Los ha usado ya varias veces para sesiones de fotos y unos pocos eventos que en esta época, en años anteriores, se multiplicaban por los festejos navideños.

Fernando Gálvez Ortiz, quien lleva doce años personificando esta figura que considera mágica, comenta sobre la disminución del 50 % de sus presentaciones durante este mes, de alegría para algunos y de dolor para aquellas familias que han perdido a sus parientes por el COVID-19. Esta pandemia ha causado la muerte de 13.850 personas hasta este jueves 10, según el informe del Ministerio de Salud Pública (MSP).

Otros papanoeles, como Steve Rivera García y Leonel Coello Valdez, han tenido una disminución mayor, de hasta 90 % en los agasajos, lo cual lamentan no solo por el ‘golpe’ económico, sino también por no poder transmitir la alegría que evocan con su presencia.

“A la persona más triste o enojada le sacas una sonrisa”, asegura Rivera, músico que hace nueve años, desde mediados de noviembre, cambiaba su look rockero por los colores vistosos de este tierno personaje. A él le entristece no poder visitar a los pequeños hospitalizados en Solca. Por la salud de los pacientes, afirma, esta actividad que hacía gratuitamente la ha suspendido.

Publicidad

Por ahora, Rivera ha participado en el video promocional de un banco, y tiene en los próximos días dos eventos particulares en los que actuará con su traje, con el que asegura sentirse “más que Superman”. Tuvo otras propuestas, pero no se han concretado por las restricciones de seguridad.

No hay cómo culpar a nadie, es entendible por lo que estamos pasando. Nos toca reinventarnos”, dice este papanoel rockero que se dedica a tocar con Show Band en eventos, matrimonios y cumpleaños, actos que llegaron a cero en la pandemia y que están aumentando de a poco en estos últimos meses. Su familia ha subsistido, dice, por el trabajo de su esposa, Amelia Cabrera.

Fernando Gálvez Ortiz, de 55 años, se viste de este personaje desde octubre. Foto: Jorge Guzmán / EL UNIVERSO.

Gálvez, reconocido artista y director de teatro de 55 años, extraña el calor y emoción de los niños: “Esa inocencia que aflora, esa conexión de miradas y corazones entre los niños, padres y mi personaje”. El año pasado laboró con su afelpado atuendo en los centros comerciales Village Plaza y San Marino Shopping, y en decenas de eventos y agasajos en la ciudad y en Quito.

En estos últimos meses, Gálvez ha grabado un comercial para San Marino y prepara un show de improvisación teatral con dos grupos de actores que serán liderados por su hermano, Marcelo, y Oswaldo Segura. Fernando mediará la cómica competición con su traje este 19 en Efe Photo School, en Costaneras 427 y Ébanos.

Coello, el papanoel más antiguo de los tres, con 22 años de trayectoria, volvió a usar su vestimenta roja con negro y blanco el mes pasado, cuando grabó un video promocional para el C.C. CityMall, que ya se difunde en las redes sociales.

Publicidad

En ese centro comercial cumplirá este mes diez años de contagiar la alegría y dulzura de su personaje con su jovial risa: jou, jou, jou. Ya le confirmaron, asegura, que sí tendrá su trono en este espacio desde el sábado 12 hasta el jueves 24. Ahora con una mascarilla blanca que le cubre parte del rostro y el desinfectante para limpiar su traje y las manos de forma frecuente. Mientras que los pequeños estarán en un banco, a unos metros de él. No los podrá sentar en su regazo y abrazar, lamenta.

Gálvez, Rivera y Coello comparten el cariño por este personaje y también su apariencia física, miden más de 1,80 metros, son de tez blanca y robustos. Coello corrige esto último y aclara: “Soy bien gordito, no uso relleno”.

Leonel Coello Valdez, de 55 años, lleva 22 años usando el traje de Papá Noel. Foto: Jorge Guzmán / EL UNIVERSO

Este papanoel inició su personificación tras perder su trabajo como visitador médico en el 98. Un pariente, que ya se disfrazaba de esta figura, le ofreció ser su remplazo en algunos eventos. Lo hizo y le encantó. “Para mí fue mi salvación y ahora es parte de mi vida”, agrega Coello, quien en sus inicios laboró en el C.C. La Rotonda durante diez años, en escuelas y empresas.

En Nochebuena y Navidad también trabaja Coello, de 55 años. Su hogar queda a un lado para pasar con familias que lo contratan. “Canto, bailo, me muevo, lo disfruto mucho. No actúo, porque así soy yo, cariñoso, amoroso”, asegura este guayaquileño que era conductor de un expreso escolar y que perdió su trabajo por el cambio en la metodología de enseñanza a través de clases virtuales.

Con su furgoneta, Coello ahora da el servicio de movilización a un médico que visita a sus pacientes a domicilio. “Hay que adaptarse, no se puede estar parado sin hacer nada”, añade y asegura que ya cuenta los días para usar nuevamente su traje y su abundante barba para estar cerca de los pequeños, con el distanciamiento respectivo, que lo visiten en el CityMall. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?