Marlene Franco mostraba esmero mientras con su hijo Joseph Reátegui colocaba rosas sintéticas de color rojo a los costados de un cuadro con la imagen de Cristo Rey, que puso en una de las ventanas de su vivienda ubicada en Lizardo García y Rosendo Avilés.

Y como ellos, muchos católicos hicieron algo parecido en el transcurso de la semana pasada. Con entusiasmo y devoción instalaron cuadros, figuras e imágenes de Cristo Rey en ventanas y balcones.

Esta solemnidad se recuerda hoy en el mundo católico y según páginas oficiales, la fiesta de Cristo Rey fue instaurada por el papa Pío XI en 1925, para motivar a la feligresía a reconocer en público a Jesucristo como mandatario y líder de la Iglesia.

“Cuando yo era muchacha lo ponía mi abuela (el cuadro en la ventana), ella falleció y yo seguí con la tradición, ya hace unos 20 años”, comentó Franco, y agregó que ahora ella transmite aquello a su hijo.

La festividad marca el cierre del año litúrgico. El sacerdote César Piechestein, párroco de la iglesia San Alejo, dijo que esta solemnidad debe vivirse con participación en la misa para renovar la entrega personal a Cristo, reconociéndolo como dueño y señor.

“Es bastante fácil llamarle señor, pero también significa que tenemos que reconocer su autoridad y obedecerlo”, refirió el clérigo.

En la ciudad, la tradición de venerar a Cristo Rey aún se mantiene. En sectores como Tungurahua y Nicolás Augusto González en el ventanal de una casa de planta alta un cuadro con esa advocación tiene una bandera tricolor de fondo con una malla de luces navideñas.

“Antiguamente había familias que se quedaban hasta tarde compartiendo una comidita luego de rezar”, recordó Francisco Vélez.

A las 17:00 de hoy, en la Catedral, el arzobispo de Guayaquil, monseñor Luis Gerardo Cabrera, oficiará una misa solemne y luego saldrá una procesión hasta el monumento del Sagrado Corazón de Jesús, ubicado en el cerro del Carmen. (I)