Basura y maleza aquejan a quienes viven en torno a parques lineales

Basura y maleza aquejan a quienes viven en torno a parques lineales
Basura y maleza aquejan a quienes viven en torno a parques lineales
Fundas de basura acumuladas es el escenario recurrente que se registra en la coop. Santiaguito Roldós.
18 de Junio, 2018
18 Jun 2018

La construcción de una casa de hormigón toma forma en el sector del puente de la calle 4 de Noviembre, a orillas del estero Salado, en el suroeste de Guayaquil. Los pilares de la vivienda se asientan sobre un relleno de cascajo en la ribera del estuario cuyas aguas en ese sitio tienen un tono verdoso y son pestilentes.

Junto a aquella estructura a la que le falta el techado, en la misma orilla, hay otra construcción. Tablas de encofrado forman una cerca para evitar que el relleno de piedras se riegue hacia el brazo de mar.

Es la evidencia de que los asentamientos humanos quitan espacio al estero guayaquileño, que se extiende por 958,64 hectáreas, y se vuelven los principales contaminantes con descargas clandestinas de aguas residuales y desechos orgánicos e inorgánicos.

Uno de los propósitos de la construcción de parques lineales que empezó en el Gobierno anterior dentro del proyecto Guayaquil Ecológico era evitar nuevos asentamientos en las riberas del brazo de mar.

Sin embargo, eso no se ha cumplido del todo, reconoce Alfonso Pesantes, gerente del proyecto ejecutado por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi).

“Se ha mantenido, digamos, esa dinámica de asentamientos no regulares, informales o ilegales”, comenta el funcionario, quien está al frente del proyecto que empezó en el 2010 con un plan de recuperación del estero, entre otros componentes.

Más al sur, pasando El Cisne 2, donde el Gobierno construyó uno de siete parques lineales de Guayaquil Ecológico, Carlos Murillo, mientras navega por el estero, observa a diario casas de caña endebles ubicadas sobre el agua en cooperativas como la Chicago, Esmeraldas Chiquita, entre muchas otras.

Es un escenario de crecimiento demográfico desordenado que se replica en otros sectores del Puerto Principal.

Murillo capitanea una de las fibras de Visolit, empresa encargada de la recolección de basura en el estuario, e identifica como conflictivo el tramo que va desde la isla Trinitaria hasta la zona de El Cisne 2.

Cuenta que a pesar de que en esos sitios hay parques lineales, antisociales cometen robos a plena luz del día. Él mismo se ha salvado de la delincuencia por tres ocasiones, afirma.

“Hay chicos que hacen como que andan en bicicleta. Esos son campaneros, si le ven un celular bueno le hacen robar”, comenta el hombre.

Entre los siete tramos de parques construidos (ver gráfico) suman 15,65 kilómetros. No obstante, el proyecto incluía once parques lineales.

Pesantes refiere que este año estaba planificada la construcción de un nuevo tramo, pero que por razones de presupuesto no se ha concretado.

Equipados con juegos infantiles, máquinas para ejercitarse, caminerías y áreas verdes, la construcción de esos parques significó la reubicación de 3.482 familias en el plan habitacional Socio Vivienda, en el noroeste, hasta diciembre del 2017.

La ejecución de los cuatro parques faltantes supone la reubicación de otras 2.000 familias, explica el funcionario del Miduvi.

En sitios como la cooperativa Santiaguito Roldós, en el sur, entre algunos vecinos hay desazón porque el parque lejos de ser un centro de esparcimiento familiar se ha convertido en el sitio de reunión de consumidores de droga que bajo esos efectos cometen robos.

“La gente tiene miedo de pasar por aquí, porque cuando se reúnen a fumar en el parque a cualquiera le van robando”, comenta una moradora del sector.

La basura acumulada al igual que el crecimiento de maleza son otros males presentes en la Santiaguito Roldós y en el resto de parques lineales.

En El Cisne 2 se han sustraído los cestos de basura y dos ruletas se han desprendido de sus respectivas bases. Allí, en las mañanas, las madres de familia hacen rutinas de bailoterapia.

El Municipio también ha construido y da mantenimiento a parques lineales en sectores como las avenidas Barcelona y Carlos Julio Arosemena, o en la ciudadela Kennedy, entre otras zonas. (I)

Mantenimiento
Alfonso Pesantes, gerente del proyecto Guayaquil Ecológico, plan a cargo del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), indica que recientemente la empresa Inverguayas intervino en tres parques lineales con la reposición y reparación del mobiliario en mal estado, así como en arreglos en los sistemas de riego. En los otros cuatro tramos, agregó, el mantenimiento aún está a cargo de la contratista que ejecutó las obras, por cuestión contractual.

Basura y maleza aquejan a quienes viven en torno a parques lineales
Comunidad
2018-06-18T00:42:30-05:00
La construcción de siete tramos supuso la reubicación de 3.482 familias en zonas del noroeste.
El Universo