Un reto bajo la lluvia y para ocho comensales (incluido un invitado especial vegano) definió a los tres finalistas que competirán este martes 5 de marzo por levantar el trofeo de MasterChef Celebrity Ecuador.

Apostando por sabores típicos de ingredientes y frutas ecuatorianas, Jalál obtuvo la puntuación más alta, ganándose incluso el favor del cantante Áxel, quien se deleitó con su hongo al ajillo y mote en grano.

Según dijo la chef Carolina Sánchez ese ingrediente cautivó a todos. “A mí obviamente me llevó a mi tierra con todos esos sabores tan típicos de la Sierra del mote, del cerdo, del agrio. Lo llevaste a la alta cocina y te salió bien”, lo felicitó.

Publicidad

Para el chef Jorge Rausch, el plato fuerte de Jalál no tuvo errores y eso que los buscó, confesó.

El segundo en pasar a la final fue Anthonny, quien destacó por lograr el término perfecto del pato en ocho platos y en presentar una panacota de coco con frutos rojos nada empalagosa. “Estamos en la final, lo logramos, lo logré”, celebró el creador de contenido digital.

Rausch le dio la bienvenida a la final de la competencia reconociendo que presentó un plato fuerte de alta cocina donde todo estaba muy bien cocinado. Puré terso, pato en su punto, salsa ligera y sabrosa.

Publicidad

Irene González extendió su felicitación hacia el emplatado de altura, pulcro, colorido y buenos balances.

Finalmente, la tercera en disputar el trofeo será Nikki, quien conquistó todo el grupo con un mismo plato de puré rústico en salsa de aguachile. Los siete comensales recibieron atún, mientras que Áxel recibió un hongo portobello. “Quería que se sintiera lo más cómodo posible”, dijo la cocinera al explicar por qué no cambió el menú específicamente para el cantante argentino.

Publicidad

Lamentablemente el intento de Crème Brûlée de José Andrés no cuajó a tiempo, le restó puntos en la evaluación final y lo dejó fuera de la final.

Aunque más de uno de los presentes cedió a las lágrimas al despedirlo, incluida la host Érika Vélez, Caballero se marchó con una sonrisa en el rostro y admitiendo que se lleva la buena energía del grupo y “esa linda manera de llevar la vida”.