La reina Isabel II, de 96 años, llegó este lunes a Escocia para participar en una semana de actividades de la realeza con varios miembros de su familia.

Su desplazamiento para esta “semana de Holyrood” fue conocido solo en el último minuto, como es habitual, debido a sus problemas de movilidad.

Sonriente, en traje azul claro y apoyándose en un bastón, la reina fue fotografiada en el palacio de Holyrood, en Edimburgo, con motivo de la ceremonia de “entrega de llaves”, en la que la monarca recibe tradicionalmente las llaves de la ciudad y es recibida en Escocia.

La reina estaba acompañada de su hijo Eduardo y la esposa de éste, Sofía.

Publicidad

Su última aparición pública fue el 22 junio, cuando se reunió en el castillo de Windsor, donde vive ahora, con la gobernadora de Nuevo Gales del Sur en Australia.

Los británicos celebraron durante cuatro días a inicios de junio los 70 años de reinado de Isabel II, quien apareció tres veces en el balcón del Palacio de Buckingham.

Con ocasión de ese jubileo de platino, Isabel II, la monarca más longeva en la historia británica, reafirmó su intención de seguir sirviendo a sus súbditos “en la medida de (sus) capacidades, apoyada por (su) familia”.

Cada vez es más frecuente que esté representada por el príncipe Carlos, de 73 años, heredero de la corona, que participará también esta semana en varios compromisos en Escocia, en el marco de esta semana de Holyrood. (I)