La función a la que asistimos un grupo de amigos fue el domingo 19 de septiembre, en el complejo de Supercines de Riocentro Ceibos en Guayaquil, a las 19:50. Llegamos con un retraso de unos minutos y no logramos ver los avances. Ya empezada la proyección del documental La leyenda de Tayos, nos alistamos con nuestro respectivo snack: hot dog, canguil, nachos y una cola. Se pudo ver también a un par de parejas en la zona VIP.

Fueron muchas las expectativas. El filme es la ópera prima del ecuatoriano Galo Semblantes, una producción que se hizo acreedora a dos reconocimientos -mejor largometraje y voto del público- durante el II Festival Ecuatoriano de Cine Turicine (FECT), desarrollado en julio de este año.

Nos hicimos la idea de que el filme mostraría material nuevo, a modo de expedición, en cuanto a las famosísimas cuevas del Oriente ecuatoriano, tal como lo muestran el póster, video y fotos promocionales, pero no fue así.

La producción hace uso de mucho material de archivo: videos, documentos, fotos, cartas, recortes de periódicos, entre otros, a colores y en blanco y negro, que fue recopilado acertadamente durante ocho años por el cineasta.

Publicidad

Pero prácticamente las tres cuartas partes del filme hablan sobre la posición de Janos Moricz (1923-1991), el visionario explorador húngaro que aseguró haber encontrado ciertas piezas y accesorios en la cueva, por lo que decidió pedir ayuda al Gobierno ecuatoriano de ese entonces -el de Velasco Ibarra, 1969- para continuar las expediciones. Y, como para mostrar equilibrio, también aparecen las declaraciones del escritor suizo Erich von Däniken (1935), famoso en aquellos años por sus polémicas teorías de influencia extraterrestre en la cultura humana primitiva, que luego publicara su controvertido libro El oro de los dioses.

Un socio de Moricz fue el doctor en jurisprudencia Gerardo Peña Matheus (único miembro vivo de la primera misión oficial a las cuevas de los Tayos). Él es omnipresente y defiende durante casi todo el filme la posición del especialista húngaro.

En un reciente documento enviado a los medios de comunicación, Semblantes explica que “La leyenda de Tayos es una película que habla sobre el valor del idealismo que nos lleva a explorar lugares desconocidos a los que no habríamos ido de otra forma. Pero también habla sobre la ambición, los egos, los engaños y la destrucción que esta ‘fiebre de oro’ puede provocar”.

Este esclarecimiento del conflicto de intereses entre Moricz y Däniken es la esencia del documental, cuya historia está bien contada, pero que no cumplió con las expectativas de las tres personas que estábamos en la sala de cine. A lo mejor extender la última parte donde se puede ver -por poco tiempo- material visual actual de las cuevas y permitir adentrarnos para conocer más sobre este misterioso lugar que aún atrae la curiosidad de propios y extraños en busca de aventuras. (I)

Pienso que...

“Muy interesante conocer la historia de quien descubrió, quien gestionó y lideró la expedición a la Cueva de los Tayos a pesar de no ser un ecuatoriano”.

Daniel García, contador, 41 años.