Su nombre ya es familiar. Cuando apareció en Llámame por tu nombre (Call Me By Your Name) en 2017, el mundo se enamoró rápidamente de su delicado rostro y su cabello pícaro. A primera vista luce frágil, es delgado, mide 1,73. Pero su físico no debe engañar pues ha demostrado con creces que está preparado para asumir papeles tan diversos y complicados logrando que sus actuaciones sean mucho más destacadas gracias a su estilo.

Timothée Hal Chalamet o Timmy -en confianza- nació en Manhattan (Nueva York). Es hijo de Nicole Flender, una corredora de bienes raíces y bailarina estadounidense, y de Marc Chalamet, un editor de la Unicef nacido en Francia.

Creció en una familia de artistas, apareciendo en comerciales y en la escena teatral de Nueva York, y asistiendo a LaGuardia High School of Music, Art and Performing Arts. Hizo su debut en el cine en 2014 al dar vida a un estudiante de secundaria en Hombres, mujeres y niños de Jason Reitman y en el filme de Interestelar, bajo la dirección de Christopher Nolan.

De allí ha aparecido en otras producciones como cuando interpretó la versión más joven del escritor Stephen Elliott en Retales de una vida (2015), El paraíso perdido (2015) y en Señorita Stevens (2016). En las tablas ha aparecido en las obras de teatro The Talls (2011), El hijo pródigo (2016) y en 4000 Miles de Amy Herzog, también actuaría, pero la obra se encuentra suspendida para su estreno en Londres.

Publicidad

Timothée Chalamet como cantante de hip hop.

En su papel de Elio en Llámame por tu nombre, uno que le valió merecidamente la nominación al Óscar al mejor actor más joven en 80 años, su estrella brilló más que nunca y desde entonces ha tenido una trayectoria espumante. Cuando encarnó al precoz Elio en el filme dirigido por Luca Guadagnino, el actor tenía 22 años, fue su pálido rostro y su misterioso encanto lo que atrajo a los espectadores de todo el mundo. La historia del romance entre dos hombres llamó la atención no solo de los críticos, sino también de las audiencias, tanto que hasta él y el otro actor Armie Hammer se quedaron boquiabiertos durante las promociones de la película, cuando la gente empezó a teorizar sobre un romance entre ellos en la vida real.

De su papel, Timothée rescata una escena en especial: “Fue cuando Elio revela sus sentimientos por Oliver (Hammer). El libro es tan genuino, tan logrado y bien escrito que sentí que esa escena sería un barómetro de si lo llevaríamos a cabo o no. Luca Guadagnino no sabía muy bien cómo quería filmarlo, y en realidad fue Armie Hammer quien tuvo la idea de hacerlo en una toma y en un plano amplio. Le quitó todo el sentimiento de vergüenza de Hollywood”, dijo el actor quien dice admirar a Joaquín Phoenix (Guasón).

Ese mismo año Timothée apareció en Ladybird, dirigida por Greta Gerwig, en la que demostró una profundidad emocional sorprendente; luego lo vimos en Beautiful Boy, siempre serás mi hijo (2018) bajo la dirección de Felix van Groeningen, un papel que lo llevó a otro nivel alcanzando una nominación al Globo de Oro como mejor actor de reparto. “Mi papel en Beautiful Boy se quedó conmigo más tiempo del que creí. Pensé que una de las trampas de este papel, especialmente como un joven actor nervioso, sería apoyarse en la seriedad del mismo. No quería intentar ser tan duro conmigo mismo como fuera posible, pensando que eso era lo que haría falta para hacerlo bien. La película no es una decepción porque es realmente redentora y esperanzadora, pero se sintió como un golpe al estómago”, dijo Chalamet al sitio i-d.vice.com.

En 2018, la cineasta Greta Gerwig lo volvió a reclutar para el filme Mujercitas en el papel de Laurie. “Tengo confianza en la forma en que trato de abordar las cosas ahora, en cómo estoy configurando los ángulos y dar lo mejor de mí”, dijo el actor a Variety.

Para 2019, fue el cineasta Woody Allen que solicitó el trabajo de Timothée para protagonizar junto a Selena Gómez en A Rainy Day in New York, cuyo salario obtenido por el actor lo donó a tres organizaciones por los derechos de quienes han sufrido abusos o la comunidad LGTB.

Se trasladó a Europa para rodar El rey (The King, 2019), el filme de Netflix. Allí encarna al príncipe Hal, un papel que no se parecía en nada a ninguna de las películas en las que había trabajado.

Publicidad

Amado por adolescentes por su apariencia, es el rompecorazones adolescente moderno, algo que no se ha visto en películas en años. Muchos contrastan su perfil actoral con el de James Dean, River Phoenix o Leonardo DiCaprio (de joven), lo que le ha valido ser “acosado” en línea, perseguido por los paparazzi y asediado por los columnistas de chismes. Por todo esto, es obvio suponer que Internet está obsesionado con él. Incluso existen hashtags dedicados a documentar cada uno de sus movimientos; desde #timotheechalametdoingthings hasta #timotheechalamethair. Su cuenta de Instagram @chalametinart se volvió viral en montajes en los que se ve a Timothée en obras de arte famosas, como el David de Miguel Ángel, en El nacimiento de Venus de Botticelli en un montaje como Céfiro, el dios del viento o como el Niño con un cesto de frutas de Caravaggio.

Entre tanto, se espera que pronto se estrenen Dune de Denis Villeneuve y The French Dispatch de Wes Anderson para ver a Chalamet asumiendo distintos roles. Recordemos que fueron reprogramadas debido a los reveses del COVID-19.

Actualmente se encuentra filmando Don’t Look Up (Netflix), la próxima comedia de ciencia ficción de Adam McKay. Allí Chalamet compartirá roles junto con Jennifer Lawrence, Leonardo DiCaprio, Meryl Streep, Cate Blanchett, Ariana Grande, entre otros.

“Quiero dedicarme a otras cosas creativamente, no tanto a la música, pero definitivamente a escribir y dirigir. Voy a ser muy, muy paciente al respecto. El sueño como actor es ser económicamente autosostenible y lo que ha sido hasta ahora está más allá de eso. Estoy obteniendo una especie de licencia creativa”, dijo a vman.com.

De hecho, Searchlight Pictures cerró un trato con el director James Mangold (Ford vs. Ferrari) para dirigir a Chalamet como el joven Bob Dylan durante el periodo en el que estaba a punto de convertirse en la figura más importante de la música folk. “Espero poder tomarme el tiempo para apreciarlo todo. Lo que me consuela es que cuando me despierto, dentro de límites saludables, siempre tengo un sutil sentimiento de gratitud. Es importante tomarse un tiempo para reflexionar sobre uno mismo”, dijo a GQ.

Chalamet tiene otros talentos ocultos, ya que antes de convertirse en actor se aventuró en la música hip hop cuando tenía 17 años bajo el seudónimo de Lil ‘Timmy Tim.

En lo personal

Timothée Chalamet es bastante cauteloso con respecto a su vida privada y se ha negado a hablar sobre ello en las entrevistas. En 2018, con W Magazine, él ni siquiera divulgó dónde tuvo su primera cita. “No lo sé”, dijo. Pero sí es seguro que en 2013, cuando era estudiante en LaGuardia High School en Nueva York, Timothée salió con Lourdes León, la hija de la reina del pop Madonna. También tuvo una relación corta con la actriz y cantante mexicana Eiza González, con quien duró apenas días; también se relacionó con la actriz y modelo Lily Rose Depp (hija Johnny Depp), su coprotagonista en The King. También -y la audiencia está a la espera- se ha dicho que con Saoirse Ronan harían una buena pareja, puesto que hicieron buena química en Lady Bird, Mujercitas y El despacho francés.

Para sus papeles, Timothée tiene el mérito de haber elegido buenos cineastas, quienes han sido capaces de convertir su hiperactividad actoral en verdaderas resonancias que han despertado el interés de muchos. Su tipo de actuación es particularmente revolucionaria.