La Navidad es una de esas pocas fechas que se celebran en casi todos los rincones del mundo, las luces que adornan las fachadas de los hogares, los tradicionales árboles en las plazas o parques y las decoraciones en las ciudades forman parte del look por estas fechas.

Puede que el 2020 haya sido un año hostil, pero eso no frena el espíritu navideño, y como un aliciente, los pueblos, ciudades y más se visten de rojo, verde y blanco; regalando a la vista hermosas postales, pese a los tiempos de pandemia.

En Ciudad del Cabo, capital de Sudáfrica, los exteriores de la casa de Rose y Frank Elvridge todos los años –en esta época– se convierten en un museo. El patio de su casa se repleta de decoraciones navideñas que pueden ser visitadas por sus vecinos, pero este 2020 fue la excepción, debido a la pandemia del COVID-19 se mantiene cerrado. Sin embargo, las personas contemplan la exposición desde lejos, dejándose sorprender por las decoraciones puesta por la pareja de adultos mayores, entre esos una vaca de hule con mascarilla.

Del mismo modo las calles de Seúl, Corea del Sur, están iluminadas con la magia navideña y un toque cómico; por ejemplo muñecos de Papá Noel escalando el tronco de un árbol capturan la atención de todos.

Al este de Francia, en Mulhouse, sus calles parecen inspiradas en un cuento de hadas, sus edificaciones románticas se complementan con una amplia exposición luninotécnica. (I)