Durante más de 20 años, Harvey Weinstein fue un infaltable del Festival de Cine de Sundance. Este año regresó, pero en un documental que expone su estrepitosa caída.

Dirigida por Ursula Macfarlane, Untouchable no busca hacer nuevas revelaciones sino más bien reflejar, tan fielmente como sea posible, la grandeza y la decadencia de uno de los otrora hombres más poderosos de Hollywood.

Este festival, que supo ser un coto de caza para Weinstein, presentó la cinta el viernes en su estreno mundial, después de proyectar Leaving Neverland, documental en el que dos jóvenes cuentan haber sido abusados por Michael Jackson.

También son las víctimas las que constituyen la trama central de Untouchable. En las voces de mujeres desconocidas o celebridades, la cinta avanza sobre los abusos, las amenazas y el apetito sexual insaciable de Weinstein, quien actuó libremente y con impunidad.

Publicidad

Macfarlane no conoce a Weinstein en persona, pero eso no le impidió recrearlo. “Para ser honesta, cuando leí estos testimonios no me sorprendió, pues conozco el comportamiento de muchos otros hombres en estas esferas”.

Sin embargo, lo que la asombró fue descubrir “los múltiples niveles de complicidad en la industria del cine” que protegía a Weinstein. “Han pasado décadas desde que las mujeres trataron de hablar y contar la historia...”, agregó. (I)