Falleció ‘Ramoncito’ Herrera, conocido salonero de La Palma por 47 años

Falleció ‘Ramoncito’ Herrera, mesero de La Palma por 47 años
Falleció ‘Ramoncito’ Herrera, mesero de La Palma por 47 años
Martes, 13 de Febrero, 2018 - 12h51
13 Feb 2018

Actualizado a las 21:35

Su sonrisa y amabilidad eran las características principales con las que Víctor Herrera Chaparro, más conocido como Ramoncito, atendía a los clientes en la Dulcería La Palma.

Un infarto segó su vida la madrugada del domingo tras complicaciones en el corazón. Tenía 65 años, de los cuales 48 fueron dedicados a La Palma.

Su amor por la dulcería era tan fuerte que a pesar de los consejos de sus familiares y compañeros para que se acoja al beneficio de la jubilación, él siguió laborando.

Entró a trabajar en aquella dulcería cuando tenía 17 años, después de que su padre falleciera para poder ayudar económicamente a su madre.

Desde entonces, Ramoncito había atendido a un sinnúmero de personajes, desde políticos como Jaime Roldós y Assad Bucaram hasta deportistas como Carlos Muñoz.

“Él amaba su trabajo, la dulcería era su vida. Siempre se dedicó a su familia, era un hombre maravilloso”, contó Juanita Herrera, sobrina de Ramoncito.

Agregó que era amante de los eventos que realiza radio Cristal y siempre participaba en ellos de manera entusiasta.

Ramoncito vivió siempre en el cerro Santa Ana. Su amigo Manuel Vélez contó que lo que más lo impresionaba de él era su retentiva. “Conocía los nombres de todos los clientes. Cuando yo iba esperaba a que Ramoncito me atienda, no me importaba esperar”, dijo.

Beatriz Lértora, compañera en La Palma, señaló que Ramoncito tenía “el don de servir”, pues él sentía felicidad al atender a los clientes. “Fue un empleado ejemplar”, dijo.

Sus restos fueron velados en el cerro Santa Ana y su sepelio será hoy en el cementerio general. (I) 

Falleció ‘Ramoncito’ Herrera, conocido salonero de La Palma por 47 años
Gente
2018-02-13T21:36:32-05:00
Herrera creció laboralmente en medio de lenguas de gato, helados, jugos naturales y borrachitos.
El Universo