El ecuatoriano Christian Alquinga (3-0-0, con 1 KO) dio el peso y se medirá este viernes al brasileño Rodrigo Caporal por un duelo de 170 libras en el evento principal de artes marciales mixtas (MMA) de Budo Sento Vol. 5 perteneciente a la liga Budo Sento Championship, que se disputará en Ciudad de México.

Tras protagonizar la victoria más rápida de la noche por nocaut, en 59 segundos, al imponerse en la división peso wélter al mexicano Mario Luna Sánchez en la función Budo Sento Vol. 3 el pasado julio, el oriundo de Tumbaco (Pichincha) afronta su segundo reto en la compañía en un enfrentamiento de alto calibre con Caporal (15-8, con 4 KO). Su rendimiento dentro de la jaula de Budo y su extravagante portento físico del que hace gala le han convertido en un contendiente a temer. Tanto es así que se lo conoce como la Bestia Bull Kong.

Todavía no se convierte en un ídolo de masas, pero si destruye el viernes al brasileño radicado en Hong Kong Budo Sento será su catapulta para ligas importantes de Estados Unidos, como PFL (Professional Fighters League) o Bellator. Aunque su propósito es rivalizar dentro de unos años en UFC (Ultimate Fighting Championship) contra el campeón reinante, Kamaru Usman.

Christian Alquinga solicita visa temporal para ir a México y cumplir con pelea pactada en Budo Sento Vol. 4

Ministerio del Deporte asegura que realiza gestiones por peleadores ecuatorianos de MMA que necesitan visa mexicana

Luchar por un plato de comida

Alquinga comenzó practicando lucha olímpica en Concentración Deportiva de Pichincha a los 13 años. Fue campeón en las diferentes categorías. Se coronó a nivel nacional y en 2017 participó en los Juegos Bolivarianos representando a la Federación Ecuatoriana de Lucha. Su nombre es respetado dentro del Team Pichincha.

Publicidad

“La lucha para mí lo es todo. Desde que veía a mi papá viajar a las competencias mi sueño era ser un luchador como lo fue él. Mi papá no quería que yo hiciera lucha, pero cuando él falleció solo sentía la presencia en las colchonetas, entonces decidí practicar este deporte. Él me enseñó casi todo lo que sé”, dijo en entrevista con EL UNIVERSO.

“Yo quise ser luchador porque la lucha no solo se basa en pelear sobre una colchoneta o ser competitivo, la lucha es día a día. Una persona lucha por un plato de comida, por sobresalir. La lucha me enseñó muchas cosas y una de esas es no rendirme”, apuntó.

La Bestia Bull Kong incursionó en las artes marciales mixtas (MMA) desde el 2020, durante la pandemia de COVID-19. Sus primeros éxitos fueron en la liga Quito Fight Club (QFC), el primero en la capital y el segundo en Guayaquil, donde dejó una fuerte impresión a los promotores nacionales. A partir de ahí, Alquinga no detuvo su camino en el MMA y emigró a Ciudad de México para entrenar en la academia central de Bonebreakers bajo la tutela del excombatiente de UFC Augusto Dodger Montaño.

Luisa Valverde no piensa en la UFC, está enfocada en conquistar medalla en lucha en París 2024

Michael Morales pelearía en las preliminares del evento UFC 270 en Anaheim

Novel en las artes marciales mixtas

Cuenta que se metió en el mundo del MMA porque en este deporte vio una ventana de oportunidad.

“Ya no podía seguir haciendo lucha porque del deporte en sí no se come, uno tiene que ser responsable. Mis hijos son todo para mí. Yo puedo normalmente aguantarme el hambre, pero los niños no. A ellos no les puedes decir nunca que no hay (un plato de comida). A ellos también les gusta entrenar. Son el motor de la Bestia Bull Kong”, resume.

Cuando tiene que hablar de su familia, Alquinga dice siempre que tiene tres hijos: Samyr, Christian y Juan, este último lleva el nombre del abuelo. Su esposa es Rosita Angulo.

Publicidad

“Mi hijo (Juan) se complicó, tuvo cáncer y falleció. Es algo muy duro de contar todavía para mí, pero Juan sigue siendo el motor de mi vida. Para cumplir la promesa que le hice, cada vez que yo iba al hospital a verlo me agarraba con sus manitos mi dedo y me sonreía. Yo le decía Torito (Bully), porque era muy fuerte. Él luchó hasta el final, así que decidí ponerme ese apodo Bull Kong y traté de diseñarme esa imagen de como lo imaginé a él. A mí me decían Kong, entonces pasé a llamarme Bull Kong. Siempre digo que tengo tres hijos, tres grandes guerreros”, narra.

“Cuando yo me subo a la jaula pueden golpearme las veces que les dé la gana, pueden cortarme, lastimarme, pero siempre voy a sonreír por el hecho de que mi hijo sonría a la vida”.

Al no tener muchos ingresos económicos, Bull Kong optó por trabajar como guardia de seguridad. Hasta que apareció la compañía Zapata Villota, encabezada por José Zapata, de quien tiene solo agradecimientos porque el empresario y su familia han estado junto a él y han creído en su potencial del peleador “desde el día uno”.

La promesa de Christian Alquinga a sus hijos es de nunca darse por vencido, siempre salir victorioso del octágono. Por ello un nombre histórico de la UFC menciona cuando habla de sus aspiraciones. Afirma que se visualiza en un futuro cercano peleando con Kamaru Usman. “Mi meta es pelear contra el campeón del peso wélter, porque solo así voy a demostrar que soy bueno”, sentenció.

El evento Budo Sento Vol. 5, que incluye carteleras de submission y muay thai, se llevará a cabo el viernes 3 y sábado 4 de diciembre en el gimnasio olímpico Juan de la Barrera, en Ciudad de México. Las peleas serán transmitidas por Fox Sports MX y UFC Fight Pass. La plataforma de streaming pasará únicamente los combates estelares. (D)