El tratamiento del proyecto de Ley del Deporte en la Asamblea Nacional no deja tranquilos a los dirigentes, entre ellos a Danilo Carrera, expresidente del Comité Olímpico Ecuatoriano (COE) y titular de la Federación Ecuatoriana de Tenis, que lo califica como “estatista” y “peligroso”. En entrevista con este Diario, Carrera se refiere a los problemas que podría acarrear si se aprueba esta Ley.

Usted envió una carta al presidente Lenín Moreno respecto del proyecto de ley, ¿qué le pide en ese documento?
No solo a él le envié, sino al presidente de la Asamblea. Les hicimos conocer que nosotros no participamos en la elaboración del proyecto. Que deseamos que la nueva Ley recoja lo que desea el deporte ecuatoriano y lo necesario para la gobernabilidad de nuestras instituciones. Para que salga una Ley mala mejor nos quedamos con la que tenemos.

¿Le contestó el presidente?
No hemos recibido respuesta.

¿Cree que el presidente Moreno ha apoyado de forma adecuada al deporte ecuatoriano?
No ha habido un apoyo del Estado al deporte porque se suprimió el impuesto a las llamadas telefónicas, que fue un golpe muy duro al deporte. Y se cortó el incentivo para programas a largo plazo de las federaciones nacionales. En este periodo no se contempló la necesidad del deporte de alto rendimiento.

Publicidad

Se dice que no hay dinero, pero se habló de pedir a la FIFA la sede del Mundial 2030.
No conozco qué fuente de financiamiento tenían. Quizás para hacer esa propuesta debieron tener ofertas para la transmisión por televisión y otros auspicios que permiten cubrir la organización del evento.

¿Cree que no se ha aprendido la lección de la intervención que hizo José Cevallos, como ministro del Deporte, a 42 federaciones ecuatorianas?
Todavía estamos viviendo esa intervención. Se crearon clubes falsos que se apoderaron de las ecuatorianas por deporte y estas actuaron en la elección del COE. Hubo una intervención estatal directa con un representante legal que no existe.

‘El proyecto atenta contra la autonomía del deporte’.

¿Cómo evitar que sigan vigentes los clubes falsos?
Se debe cambiar la ley y permitir que las ecuatorianas por deporte se organicen con clubes reales, que tengan al menos cinco años en actividad, o academias que pueden representar legítimamente a cada deporte.

Pero no hay tantos clubes ni academias para que formen una ecuatoriana por deporte.
¿Qué hizo el COE cuando no había directorios legalmente constituidos? Se nombraron directorios provisionales, pero nunca participaron en la elección del COE. Si no hay clubes, que se nombren directorios provisionales, pero se debe buscar una salida, menos con la participación de clubes falsos.

Si se aprueba la nueva Ley, ¿se la puede llamar estatizadora?
Consideramos que este proyecto de Ley consagra la intervención del Estado y la disolución de las organizaciones deportivas. Atenta contra la autonomía y está en contra de la Constitución, es una Ley sumamente intervencionista. En la Ley actual solo hay un artículo que trata sobre la intervención; en este borrador del proyecto hay 15 artículos sobre la intervención en las entidades deportivas. A dónde se quiere llegar? ¿Cuándo se va a respetar la autonomía? Ya en sí violada desde que las federaciones deportivas provinciales no manejan directamente el deporte formativo.

¿Cuántos proyectos de Ley se tratan en la Asamblea?
Conozco que hay el del asambleísta Luis Pachala, del presidente de la Asamblea y otros dirigentes del deporte amateur.

Publicidad

Usted no comparte el proyecto. ¿Y la Secretaría del Deporte?
Ellos tampoco están de acuerdo y han hecho serias observaciones y debe meditarse sobre las decisiones que se tomen para su aprobación.

¿Qué ocurriría si la Asamblea aprueba la Ley como está?
El COI ni las federaciones internacionales lo van a permitir; nos aislarían deportivamente.
En la carta al presidente de la República, usted le dice que esta Ley es peligrosa. ¿Por qué?
En el momento que se pierda la autonomía del deporte, que organizaciones que no son parte del Movimiento Olímpico –como las federaciones deportivas provinciales y las ligas cantonales– manejen las federaciones nacionales por deporte, habrá una interferencia muy grande y eso no lo aceptará el COI. Nos van a meter en un problema porque mezclan el deporte formativo y el de alto rendimiento.

También se busca revivir al Consejo Nacional del Deporte.
Ya hubo un Consejo Nacional del Deporte. Yo participé como presidente del COE. En ese entonces había once personas y eran representantes del Gobierno, del ministro de Salud, de Educación y otros ministerios que nunca iban. Para tomar una resolución se debía esperar la convocatoria de un mes, hasta para importar un tarro de bola. Revivir ese Consejo sería hacer crecer la burocracia cuando debe darse fuerza a la Secretaría del Deporte para que resuelva los problemas existentes.

¿Comparte que el dirigente deportivo debe recibir capacitación para estar en un cargo?
No creo en eso. Las asambleas deben escoger a los mejores hombres para que dirijan a esas instituciones. Hay grandes dirigentes que sin tener antecedentes deportivos han obtenido excelentes resultados. Eso sí, no debe recibir sueldo, un dirigente no puede vivir del deporte.

¿Cómo ve usted el futuro del deporte nacional?
El deporte ecuatoriano tiene grandes posibilidades, pero no tiene las condiciones estructurales de desarrollarse a largo plazo. Hay ‘flashazos’ de deportes de alta competencia porque son verdaderos genios. Debe haber la debida organización y los recursos económicos. (D)