En la extensa entrevista que el ecuatoriano Antonio Valencia concedió al portal The Athletic, tras hablar de su encontrón con el portugués José Mourinho por dar ‘like’ a una publicación en Instagram, reveló cómo fue relación con el mítico Sir Alex Ferguson.

Por la recomendación de Ferguson, el Manchester United realizó las gestiones para fichar al tricolor, quien llevaba tres temporadas (desde el 2006 hasta el 2009) deslumbrando en el Wigan Athletic.

Valencia, ahora en Liga de Quito, jugó 10 temporadas con los Diablos Rojos y conquistó dos títulos de la Premier League; dos Copa de la Liga; tres Community Shield; y una FA Cup, en Inglaterra; y como capitán levantó la Europa League (2017).

¿Qué fue lo primero que habló Ferguson?

Publicidad

Cuando llegué al United (en 2009) Ferguson me dijo: ‘tu inglés necesita mejorar rápido, es importante para el equipo’. Ahora entiendo todo. Cuando llegué al Wigan, mi traductor Phil Dicksinson se sentaba a mi lado en el vestuario y luego salía a la cancha de entrenamientos con una camiseta y pantalones cortos. Era malísimo (para jugar) pero un gran tipo.

¿Cómo era el trato del entrenador?

Todos en el Wigan me ayudaron. Emile Heskey (ex mundialista inglés) aprendió palabras en español y las anotó para ayudarme. En el United, voy a ser honesto, podía darme cuenta de cuando Sir Alex estaba enojado porque su cara se ponía mucho más roja. Pero en realidad, sabía exactamente qué decirnos, cuando ganábamos y cuando perdíamos.

¿Alguna vez se sintió presionado?

Recuerdo un partido contra el Chelsea por la FA Cup. Había terminado el primer tiempo en Stamford Bridge. Nunca lo voy a olvidar, me jala y me dice ‘te quedan diez minutos más para que hagas algo y si no lo haces, te voy a sacar’. En frente de todos mis compañeros, desde luego. Me estaba poniendo un montón de presión encima y respondí.

Y después ¿qué ocurrió?

Por dentro estaba al límite, nervioso, ansioso pero provocó que mejorara mi rendimiento. Usualmente lo hacía con tipos como (Ryan) Giggs y (Wayne) Rooney, así los jugadores jóvenes pensaban: ‘Si a ellos les está cayendo, no podemos dormirnos en los laureles’. Al día siguiente del partido contra el Chelsea, me llamó a su oficina y me dijo que tenía su completa confianza para sentirme libre adentro la cancha, para disfrutar el fútbol. Wow, gracias. (D)